Menú Portada
Atando cabos

Rescate sobre rescate. Descrédito total

Septiembre 9, 2012

Ya no se habla de otra cosa. Que si el rescate debe pedirlo España cuanto antes. Que si es la salvación definitiva. Que si todo lo contrario. Que si debe de esperar. Que si es la peor noticia y el fracaso político de un Gobierno. Que si el rescate es total, duro, blando, mediopensionista. Que si los mercados ya han respondido. Que si los mercados no se conforman. Que si Italia va antes, Italia va después, Italia va al mismo tiempo. Que si después de España e Italia irá Francia porque los mercados son insaciables. Y luego ya se verá. Que si hasta dónde llega la serpiente, o la espiral. Adiós al euro. El euro es irreversible. El euro toca a su fin. El euro es fuerte.  Nadie sabe nada, ni los más expertos, y todo el mundo habla de todo.

La crisis es un enredo. Y mientras, los ciudadanos observan atónitos, dejándose llevar. No nos queda otra. Es tal la presión de todo y de todos que al final los acontecimientos se precipitan, o se posponen, pero resultan igualmente nefastos. No nos queda otra que confiar. Dejemos actuar al Gobierno. No hay otra. Está en juego la supervivencia del país en los próximos años. ¿Es qué realmente pensamos que Mariano Rajoy o el Gobierno van hacer las cosas por fastidiar? ¿Es qué realmente pensamos que Rajoy se mueve sólo por motivos electorales? Si fuera así no haría lo que está haciendo. Lo que ha hecho hasta ahora.

Rajoy es un malabarista

En realidad, el presidente del Gobierno lleva en la cuerda floja desde que comenzó a gobernar, pero da igual que sea este presidente u otro. Cualquier escenario hubiera tenido las mismas características. Rajoy se encontró lo que se encontró, y sigue luchando sin observar ni el más mínimo atisbo de luz al final del túnel. Se limita a evitar un destrozo total. Es como un malabarista con cinco bolas en el aire intentando y suplicando que no se caiga ninguna. Ya se ha dado cuenta que no depende de él.

Pero no hay que engañarse. Aquí no existe afán personalista, ni siquiera electoralista. ¿Qué más da? ¿Es mucho mejor la oposición? ¿La solución está en que se vaya Mariano para que venga Valenciano, o Alfredo, o Tomás, o Carmen? ¿Es qué Núñez Feijoo va a obtener un mejor o peor resultado en función de que España pida el rescate al Banco Central Europeo bajo unas condiciones, sin saber las condiciones, y una vez activado el Mecanismo Europeo? ¿Es qué Patxi López en el País Vasco tiene posibilidades de ganar las elecciones si España pide el rescate y eso significa un fracaso de Rajoy?

Sinceramente creo que no. Los ciudadanos no están en esa clave. Hay un descrédito total por la clase política. Por eso en las encuestas Rajoy está en el suelo, pero Rubalcaba está en el subsuelo. Lo peor que puede hacer un Gobierno, por mucha mayoría absoluta que tenga, es no escuchar a la oposición. Y lo peor que puede hacer una oposición es torpedear cualquier resquicio de salvación para España pensando sólo en clave electoral y con afán revanchista. Si al desorden económico europeo se une el descrédito político en España, la solución tardará aún más de lo previsto.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio