Menú Portada
No me moverán

¿Rescate a España?

Julio 24, 2012

Es la gran pregunta: ¿Será rescatada España como lo fueron Irlanda, Grecia y Portugal? Los expertos empiezan a dudar en sus pronósticos. Hace unas semanas, con un ´Prima de Riesgo´ que oscilaba entre los 470 y los 560 era defendible que España no necesitaría ese tipo de rescate. Ahora, superados los 630 puntos de diferencia del Bono Español con el Bono Alemán en el mercado secundario (compra-ventas entre tenedores de estos títulos), algunos lo empiezan a ver como inevitable.

En octubre, el Tesoro español emitirá una fuerte cantidad de letras y bonos. Si no fuera capaz de cubrir la emisión a intereses razonables, tendría que acudir a otros mecanismos de financiación, pedirle el dinero a Europa. Eso es lo que se llama: rescate.

Que significa el rescate

El rescate lleva consigo contrapartidas. Los ´Hombres de Negro´, los funcionarios de la Troica (BCE, Comisión Europea y FMI) imponen recortes en gastos, incluidas la bajada de pensiones y reducción de las prestaciones por desempleo, subidas de impuestos, reducción de salarios y empleados públicos, simplificación del entramado de empresas y organismos públicos, en particular a las Autonomías, etc. El valor de los activos inmobiliarios se deprecia, baja la sensación de riqueza, se deprime el consumo, aumenta el desempleo y la economía se adelgaza en un proceso deflacionario. El crecimiento económico y el Estado del Bienestar se sacrifican en el altar del equilibrio fiscal. No es una situación agradable ni para los ciudadanos, ni para los dirigentes políticos. La sensación de fracaso colectivo impregna la vida de la nación.

Razones a favor del rescate

Si la ´Prima de Riesgo´ sigue subiendo, los intereses de la deuda ahogaran la economía del sector público. En 2013, el Gobierno calcula que subirá esa partida en 9.000 millones, hasta los 38.000 o más. El conjunto de los intereses de la deuda soberana superará lo que necesita el Estado para pagar la prestación y el subsidio de desempleo. Si nos rescatan, esa cifra se reducirá porque recibiremos un préstamo a bajo tipo de interés. Dejaremos de sufrir con cada referencia mediática a nuestra deuda. Tendremos un horizonte de estabilidad fiscal.

El rescate es como una dieta de adelgazamiento cuando se está obeso. Es necesario volver al peso adecuado aunque conlleve sacrificios. Si no se hace, el riesgo de morir por infarto o colapso de otros órganos internos aumenta. Hasta las piernas pierden su capacidad de soportar el cuerpo. En la economía de una nación eso significa que la falta de crédito asfixia las finanzas públicas y privadas.

¿Qué otras alternativas hay?

En el caso de España, salirse del euro. Crear una nueva moneda. El resultado es el mismo: empobrecimiento general del país. La diferencia es que los ciudadanos tienen el espejismo de que sus salarios y su riqueza sigue intacta. No es verdad porque se transforma el valor de todos los activos a una paridad uno a uno, es decir, una cuenta corriente con cinco mil euros tendría un valor de cinco mil unidades de la nueva moneda. Pero, automáticamente la nueva moneda se devalúa. Con esa cantidad no se podría comprar lo mismo que antes. Fuera de España, mucho menos. A corto plazo el paro aumenta, la economía se resiente y crece la inflación por el aumento del coste de las importaciones. Pero, la devaluación devuelve competitividad y las exportaciones se recuperan. Al menos esa es la teoría. Una teoría que exige austeridad fiscal para que la inflación no acabe con la competitividad, lo mismo que el rescate pero hecho por el Gobierno español. En ningún caso es posible escapar de la los recortes. Después de los años de dilapidar vienen los de disciplina.

La otra alternativa es no decir que hay un rescate. Pedir al Banco Central Europeo que financie a España y compre su deuda soberana directamente en las emisiones del Tesoro o indirectamente en el mercado secundario. También dando crédito barato a inversores para que acudan a las emisiones. Para ello, el BCE pondrá condiciones que serán tan semejantes al rescate que la diferencia es sólo de nombre.

El trabajo de Rajoy

Por tanto, el resumen es que, de una otra forma u otra, vamos a una situación de rescate, a sufrir. Por eso, el Gobierno anunció el viernes que sus previsiones eran de una bajada del PIB en el 2012 y un paro del 24% para ese año.

El día 2 de agosto, el presidente Rajoy se reúne con el italiano Monti. El objetivo, preparar una estrategia común ante quien manda en la UE, ante Alemania, para que el BCE intervenga en el mercado de las deudas soberanas de los dos países. Pero con ello no es suficiente. Además, deben conseguir ampliar el escaso plan de financiación del crecimiento que aprobó el Consejo Europeo. Con ello, se trata de compensar, en lo posible, la recesión provocada por las medidas de contracción fiscal.

Así que la situación es complicada y depende de la habilidad ante la UE que haya salida del euro o que haya rescate oficial u oficioso y se reduzcan sus efectos con un plan de inversión europeo para animar la economía. Ese es el trabajo próximo del Presidente español, de D. Mariano Rajoy ¿Lo conseguirá?

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE. Cátedra de Gobierno y liderazgo en la Administración.