Menú Portada
Entre alfileres

Reciba con un gran aplauso a las deportivas blancas de toda la vida

Marzo 30, 2015

Tras la tempestad llega la calma y casi sin notarlo, así en un tris, hemos pasado de ahogarnos a lucir manga corta. Pero no, no nos vamos a quejar, ni mucho menos, con la Semana Santa a la vuelta de la esquina, disfrutemos del sol y de las temperaturas más que agradables viendo monumentos, procesiones o paseando con las deportivas de moda, las blancas de material del, como diría Naty Abascal, año de la pólvora; en definitiva, los tenis de toda la vida


Y encima son preciosas y volverá a sentir que tiene, no sé, ¿quince años? ¿Algo menos? Seguro que recuerda las Adidas blancas con rayitas o las que sustituían las rayitas de colores por puntos. Da igual, las Stan Smith (con tres filas de puntitos a la derecha y a la izquierda) o las Superstar (con tres rayitas a los lados),  elija las que más le gusten ya con cualquiera de ellas irá a la última.

Y, ¿con que las combino?

Híper sencillo. Con todos los looks de los que hemos hablado en las últimas entregas. Irá más que ideal con las zapatillas blancas, un vaquero (incluso vale el mono) con el bajo remangado (que se vea bien la deportiva), una camiseta de rayas y unas estupendas gafas de madera, estilo mariposa. ¡Ojito con el calcetín! Por favor, que no se vea o rompería todo el encanto. La gente se quedaría con esa prensa tan horrorosa y pasearía a ser una autentica… (elija usted el calificativo).

Y si es muy atrevida y quiere emular a las grandes gurú del mundo de la moda, entonces puede combinarlas con el traje sastre que lleva todos los días a la oficina; eso sí, el pantalón tiene que quedarle algo por encima del tobillo, para que se vea bien su Stan Smith y no llevar camisa debajo de la chaqueta. Le dije que era arriesgado.

Si llueve, no se preocupe, a su pantalón preferido le añade una sudadera, una gabardina, un estupendo bolso de mano y parecerá recién salida de la Semana de la Moda de París.

Por último, un consejito… nada de meterlas en la lavadora, acabarían amarillas ni de secarlas debajo del radiador, perderían su forma. Lo mejor es lavarlas a mano con un jabón neutro y dejarlas secar a la sombra.

Por Garbo