Menú Portada
Otras opiniones

Rajoy rompe amarras

Enero 12, 2011

Ni una sola valoración, ni liviana ni altisonante le hemos escuchado al presidente del partido popular Mariano Rajoy a propósito de la marcha de Francisco Álvarez Cascos. Un silencio del líder de los populares acerca de la más sonada espantada desde que AP se convirtió en PP, que solo tiene una interpretación: el alivio, la tranquilidad con que la actual dirección de ésta formación política ha recibido la desaparición -a pesar del ruido- de lo que estaban más que seguros iba a suponer un problema de mayor envergadura a medio plazo.

Pero la puerta abierta de par en par a un Álvarez Cascos que ni ha preguntado por la salida porque la conocía mejor que nadie, tiene un calado que va más allá del simple desencuentro entre el ex secretario general y vicepresidente del gobierno y la actual dirección encarnada en Dolores de Cospedal. Ocurrió con el PSOE de Felipe González y su ruptura radical con la vieja guardia de los Nicolás Redondo o Pablo Castellano, ha ocurrido también con el PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero que con la excepción de quien curiosamente tiene más papeletas para sucederle, Alfredo Pérez Rubalcaba, puso millas de distancia con todos aquéllos nombres relevantes que pertenecieron a los calcinados gobiernos de González. Unos aparcados en destinos de “clase Business” y otros sencillamente relegados al rincón más olvidado del desagradecimiento, sobre todo porque había que romper con todo lo que oliese a GAL, y ahí José Barrionuevo se acabó llevando la peor parte.

Adiós al pasado

Y está ocurriendo, sin haber ganado aún las elecciones generales con un PP donde Rajoy mira cada vez más de lejos y por retrovisor a la alargada sombra de José María Aznar y a todo lo que tenga que ver con el ex presidente del gobierno y hoy presidente “de honor” del partido, ya saben, el hombre que un día le señaló con el dedo en un proceso sucesorio que se demostró nefasto.

Por eso hoy -sobre todo viendo la traumática salida de Cascos– no deja de sorprendernos la delicadeza y el tono de silenciador con que han ido desapareciendo de la primera línea de referencia en la derecha española apellidos como Lucas, Trillo, Rato, Zaplana, Aragonés, Acebes o Pizarro, teniendo en cuenta que Esperanza Aguirre seguirá al frente del PP madrileño y probablemente del gobierno de la comunidad autónoma, pero no más allá y teniendo también en cuenta que solo Rajoy sabe si el caso más enigmático de Ruiz Gallardón acabará perteneciendo al elenco anteriormente citado o por el contrario -y apuesten por ello- se acabará sumando a los nuevos nombres que Rajoy ya ha puesto a volar con velocidad de crucero en unos casos y la pista de despegue en otros como son los Pérez Espinosa en Asturias, Monago en Extremadura, Bauza en Baleares o Cervera en la Comunidad Navarra.

Unos nombres referentes de la “renovación popular” que ya les vaticino van a ser los verdaderos y auténticos protagonistas de esa proyectada gran Convención del PP que los días 21 a 23 de este mes de Enero se celebrará en Sevilla con un gran objetivo además de llenar los telediarios del fin de semana: apuntalar al partido popular y a la figura de Rajoy como la única alternativa seria de gobierno a la etapa de “Zp” y de paso, teniendo en cuenta que el lugar elegido no es casual, meter más gas a las posibilidades de triunfo en las autonómicas de una comunidad andaluza donde el crecimiento en intención de voto es clave para ganar las generales, por cierto, sobre el candidato en esa comunidad Javier Arenas, para muchos el incombustible Rubalcaba del PP, no seré yo quien me atreva a situarlo con total convencimiento ni entre los “aparcados” ni entre los que aún tienen horas de vuelo. Por cierto, en esa convención podremos conocer algo más de lo que en ocasiones injustamente se califica como de su “programa oculto” de gobierno, eso sí, no esperen que Rajoy y el PP cada más impregnado de su filosofía dejen de mostrarnos lo más gallego de sus facciones en el tránsito hasta las generales.

Julián Cabrera es director de los Servicios Informativos de Onda Cero