Menú Portada
Otras opiniones

Rajoy resiste para tocar poder

Enero 7, 2010

Todo se vuelve en contra de Zapatero. Hasta se permite el lujo de llegar tarde a los actos oficiales que preside el Jefe del Estado. Y con esa sonrisa bobalicona que le adorna intenta paliarlo todo como si fuera un vulgar ciudadano de la calle Sierpes.
¡No tiene arreglo! En el Reino Unido –desde donde acabo de llegar-van a echar a Gordon Brown porque el país no puede soportar un 7 por ciento de paro. Cuando yo les decía a los británicos que aquí en España tenemos un 20 por ciento de desempleo no se lo podían creer.
¡Pero nunca fue algo tan cierto! Zapatero, envalentonado porque preside la Unión Europea como sigue algo relevante y no por periodo, está ya en el mundo cósmico de Obama -¿se acuerdan de aquello de la Pajín?-y resulta que todo se le desmorona al lado.
Tal y como sucede en el Reino Unido, no hay más cera que la que arde. Así que encomendémonos al papá Rajoy porque tal y como están las cosas le espera La Moncloa, aunque tampoco se lo haya ganado, la verdad.
La desesperanza de los españoles no tiene paragón ni siquiera al final del franquismo. Los españoles eligieron como primer ministro y para gestionar su caja al más tonto de la academia y con eso está todo dicho.

Rajoy, queremos saber

David Cameron, el homologo de Rajoy en Gran Bretaña, está haciendo propuestas para salir de la crisis y, en general , para mejorar la calidad de vida y la democracia de los británicos. Mariano Rajoy es verdad que ha soltado amarras en relación con el aznarismo, pero  eso sólo es muy poco.
Los españoles queremos saber, le exigimos saber,  qué hará con nuestros impuestos –por cierto que ya han subido y de qué forma-, que hará con los parados y, sobre todo, que demonios tiene pensado hacer con los intereses generales de este viejo, hermoso y sufrido país llamado España.
Rajoy, aunque no nos guste, es el último clavo ardiendo.
¡Y que arde!

Graciano Palomo es periodista y analista político