Menú Portada
No me moverán

Rajoy: Periodos de gracia

Diciembre 6, 2011

Mariano Rajoy esta en su periodo de gracia. Se dice que un nuevo presidente debe tener 100 días de gracia. De momento, funciona. El vicepresidente de la Unión Europea alaba sus ideas sobre la Reforma Laboral. Los líderes de la UE le reciben esta semana.  La ministra interina de economía traslada los mensajes de Rajoy al ECOFIN, la reunión de ministros de economía europeos, que con ello se sienten satisfechos. Los representantes de los sindicatos y la CEOE se reúnen con él y aceptan su propuesta de llegar a acuerdos en poco más de un mes, después de haber estado años negociando sin resultados

Los presidentes autonómicos del PP deciden austeridad conjunta. Además, los bancos centrales mundiales han decidido inundar de liquidez los mercados financieros. Debido a ello, la prima de riesgo española bajó de los 400 puntos. Incluso, en la última semana sube la Bolsa. Entre otras cosas, reunió a los banqueros que, discretos como exige su profesión, esperan una nueva remodelación del sector, unos con resignación y los otros con avaricia.

Consecuencias de la herencia recibida

Sigue la amenaza de un aumento del desempleo. En noviembre, unos 60.000 desempleados más en los registros de los Servicio Públicos de “Empleo” (¡que paradoja llamarlo así!), y 111.782 afiliados menos a la Seguridad Social. Se supone que hasta marzo de 2012 el paro continúe creciendo y nadie espera un milagro en este campo. Se mantendrá el suspense hasta octubre para que se vea si las medidas del Gobierno PP tienen éxito.

Durante la primavera bajará el paro; pero es un fenómeno estacional debido a los contratos temporales del turismo, la construcción o la agricultura. Si en octubre el paro no aumenta, o aumenta menos que en años anteriores, significará que se están creando puestos de trabajo en los otros sectores. Será un signo de esperanza. Por tanto, en este tema, estamos en un periodo de gracia de diez meses !Que menos ante la herencia recibida¡

Dos Periodos de Gracia.

De manera que Rajoy tiene dos periodos de gracia. El de los 100 días para analizar las medidas urgentes y el de 10 meses para empezar a ver el resultado de las mismas en términos de desempleo. El problema es que entre uno y otro periodo la inquietud sobre la utilidad de las medidas de austeridad ira ascendiendo. Máxime si la prima de riesgo no se modera. Entonces la pregunta será: ¿De qué sirve el sacrificio si no da ni esperanza de mejora?

Los agitadores de la calle, los cínicos que abundan en España, los activistas de salón, los comentaristas de izquierda y los críticos intelectuales, aprovecharan cualquier atisbo de desesperanza para mover la opinión en contra del Gobierno; aunque ello no suponga aportación positiva alguna. Si el ruido callejero y mediático supera un umbral, el gobierno se verá en apuros.

Por eso, es urgente tomar decisiones en Epifanía, como Rajoy ha pedido a los agentes sociales, y después monitorizar con rigor el proceso. Tenemos seis meses decisivos para España. Lo dice hasta el ex presidente Aznar, que experiencia tiene en estos menesteres. Aprovechémoslos.

José Ramón Pin Arboledas es Profesor del IESE, Titular de la Cátedra de Gobierno y liderazgo en la Administración Pública.