Menú Portada
Atando cabos

Rajoy deja de ser alumno aventajado de Merkel

Enero 27, 2013

Es algo que se venía constatando en las últimas semanas pero que ha quedado evidenciado en la última cita internacional a la que ha asistido el presidente español, Mariano Rajoy, en la VII Cumbre entre la Unión Europea y América Latina. Rajoy ya no tiene como prioridad la austeridad económica, Rajoy ya no es alumno aventajado de la canciller alemana. La austeridad y control del déficit ha sido el eje principal de su política económica desde el inicio de legislatura. Pero ya. Sin aparcar los compromisos con el déficit, lo cierto es que Mariano Rajoy tanto en sus declaraciones públicas como en sus conversaciones privadas con líderes de todos los países insiste en que la reformas y ajustes emprendidos han sido fundamentales, pero que ahora es necesario impulsar otra política. Cambiar para presionar a países como Alemania.

Mariano Rajoy ha decidido, por lo tanto olvidar la cautela con Merkel. Está mucho en juego. Ha sido un año, necesario quizá para remontar, pero ha llegado otro momento. En Chile en una rueda de prensa junto al presidente chileno, Sebastián Piñera, se atrevió Rajoy a lanzar un mensaje muy claro a la canciller, en el que reclamaba que Alemania promueva medidas expansivas” para tirar de la economía de la UE, que en 2012 cayó un 0,3%. Y al día siguiente ella, en el mismo sitio y con el mismo formato —con Piñera al lado— le contestó que Alemania ya está haciendo lo que tiene que hacer y España debería dedicarse a ser más competitiva y exportar más a América Latina.

En Alemania “ya hacemos nuestra aportación”

Merkel fue clara: “En Alemania intentamos contribuir de la manera como lo dijo mi homólogo español, en el sentido de incrementar el consumo interno y bajar la carga impositiva a la población para que aumente su consumo y de esta manera elevar también las importaciones de Alemania y que esto pueda ayudar a otros países. Pero tengo que decir que la política expansiva también incluye que todos los países europeos tengan productos competitivos para vender en esos mercados internacionales”, dijo Merkel, que recomendó a países como España y Portugal que aprovechen sus ventajas competitivas” para exportar más a América Latina.

Merkel remató con un mensaje de clara respuesta a Rajoy: “Nosotros en Alemania pensamos que ya estamos haciendo nuestra aportación a una moneda económica robusta”.

Las diferencias están servidas. Hasta ahora Rajoy disimulaba. No se atrevía a contrariar a Merkel. Insistía en el déficit y no en el crecimiento. Este último viaje internacional ha servido para constatar un cambio. Para decirle a la canciller alemana que en este momento España está más cerca de las tesis de Hollande. Ha sido un año de durísimos ajustes, recortes y reformas en España. No está dispuesto Rajoy a tener otro año igual sin nada a cambio. Sin que se note y se haga algo, precisamente, en favor de aquellos países que más esfuerzo de austeridad ha hecho.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio