Menú Portada
Otras opiniones

Rafael Amargo anuncia que se casa con Mía

Octubre 21, 2011

Rafael Amargo escogió la terraza del penthouse del hotel Majestic para pedir la mano de Mía. Una fiesta de lo más romántico donde no faltó detalle. Fueron muchos los amigos que quisieron acompañar al bailarín y su novia en tan señalado día. Destacó Charo Vega, derrochando simpatía y belleza. Más de uno y de dos no le quitaban los ojos de encima. Especialmente interesado se mostró un americano de vacaciones en España. Por cierto, que Charo, ni caso. Está centrada en su familia y en el libro de memorias que saldrá a principios de años. Es tan fuerte que algunos nombres y lugares han sido novelados. Sin embargo, y debido al interés que su testimonio está generando, Charo valora si sentarse en un plató y dejar al descubierto a las presentadoras, actrices, modelos y cantantes que se interpusieron entre ella y su ex marido, Tony Caravaca.

Arrebatadoras y llenas de arte aparecieron las hermanas Chamorro. Irene y Chelo bailaron y cantaron ante una concurrencia que las aplaudió a rabiar. Por cierto, que les trae al fresco que Lolita ande haciendo llamadas de teléfono para averiguar su segundo apellido y así poder demandarlas. Las niñas, como las llaman sus íntimos, no se arredran ante nadie. Son valientes y dan la cara. Una pena que no reciban el mismo trato, pues más de uno y de dos intenta zancadillearlas para que no puedan desarrollarse como artistas. Sin embargo, mucho me temo que no lo conseguirán, pues el arte siempre sale a flote.

Rafael y Yolanda, dos ex bien avenidos

Y entre regalos y abrazos, Rafael y Mía se mostraban enamoradísimos. Se conocieron hace tres meses en una fiesta en Barcelona. Ella, nacida en Corea, no sabía quién era él. Desde entonces, no se han separado. Comparten piso y tienen previsto casarse dentro de un año: “Mía es un encanto. Somos muy parecidos y nos llevamos muy bien. Mis hijos están felices con ella”. El hecho de que ambos tengan que viajar por sus respectivos trabajo no les preocupa: “Mía es azafata de vuelo y yo también voy de un lado a otro. No obstante, todo es cuestión de organizarse”.

Antes de la fiesta, Rafael habló con Yolanda Jiménez, su ex mujer y madre de sus dos hijos: “Nos llevamos de maravilla. Adoro a Yolanda“. Ante estas palabras, no pude evitar preguntarle el porqué se rompió su matrimonio: “Llegamos a un punto en que nos queríamos pero ya no había pasión, y yo no puedo seguir con una relación cuando la pasión se acaba”. Por cierto, que Yolanda ya ha confirmado que ella y sus dos hijos acudirán a la boda de su ex y Mía. Mejor avenidos, imposible.


Por Joana Morillas


jmorillas@extraconfidencial.com