Menú Portada
No me moverán

¿Radio o política?

Septiembre 7, 2010

¿Qué está más divertido en el panorama: la política o la batalla de las radios? El cambio del ministro Corbacho ha tenido una virtud: exponer lo aburrida que está la política española. Todo el mundo lo
Miguelín y su autora

esperaba y todo el Mundo, incluyendo el periódico, lo ha descontado. También está descontado que CiU gobierne en Cataluña y que Montilla se jubile. Este trimestre, salvo la negociación de los Presupuestos, que se presenta medianamente movida, todo igual. Rodríguez Zapatero, fiel a si mismo, hace declaraciones sorprendentes, como que la economía española es similar a la Japonesa (la segunda o tercera del mundo según se mire). También que Miguelín es la representación de España ¿Desde cuándo un bebe rollizo representa la España del aborto y la demografía floja? ¡Menuda paradoja¡Un rollo.

 
Estaba tan aburrida que sólo le ha sacado del sopor de los últimos calores del verano el anuncio de la ETA. Anuncio de una tregua: sí, pero no; que renuncia a las acciones ofensivas, pero no dice nada de las defensivas; que pide responsabilidad a los demás, pero no se disuelve. Pero eso, para mí, no es política: es terrorismo.
 
Por tanto últimamente es más divertido seguir la batalla de las radios. Durante el verano, la SER y la COPE han estado metidas en una guerra particular ¿Creen ustedes que la radio de Prisa se ha enfadado por la salida de la plantilla de Carrusel Deportivo?: Sí. Pero, no sólo porque Francisco (Paco) González  y su equipo se hayan pasado a la llamada emisora de los Obispos, con el programa Tiempo de Juego, sino porque con él también se han ido muchos anunciantes, me consta fehacientemente. Lo que escuece es el traslado de ingresos. Recuperarlos no será fácil y perderlos puede hacer un agujero en un periodo en el que la publicidad está escuálida. 

Cuando la derecha mediática se mueve

Unedisa o, mejor dicho, Pedro J. Ramírez, director de El Mundo: ¿se ha separado definitivamente del grupo de Radio.es; es decir, de Federico Jiménez de los Santos (con ese apellido no se debía haber ido de la COPE), y sus partenaires: Cesar Vidal y Luis Herrero? De hecho Pedro J. es tertuliano en la Mañana de la COPE, que va a comandar Ernesto Sáenz de Buruaga desplazando a Nacho Villa a la Palestra del medio día. Por eso Telemadrid ha decidido promocionar alguien de la plantilla para sustituir a Buruaga en el programa Madrid Opina.
 
Los de la ‘es’ podrían acabar en Intereconomía. El patrono de este grupo mediático, el Sr. Ariza, está especializado en comprar empresas por un euro. Ya lo hizo con La Gaceta y le saca jugo. Sabe que hay más de un millón de españoles derechosos, derechosos, en los que puede pescar y eso es un gran bocado publicitario. Su lema es: ‘Somos la derecha’. Con eso les basta.
 
Por eso Intereconomía ha decidido ‘opar’ a Juan Manuel de Prada, columnista habitual de ABC, que saldrá definitivamente de la COPE para hacer un remedo de La Clave, con película incluida, como elque dirigió Balbín. Se trata de ver si arranca otro bocado en la noche; ya lo consiguió El Gato al Agua.
 
En Punto Radio, según informa Graciano Palomo, amigo periodista y columnista de Extraconfidencial.com, se incorpora en las noches nacionales Rafael Martínez Simancas. Graciano le aprecia y eso es un punto a favor.
 
Algo se está moviendo desde que un nuevo gestor de la Cadena COPE se sentó en la silla. No olvidemos que Fernando Giménez Barriocanal, Consejero Delegado, representa a los dineros de la Conferencia Episcopal, es su Vicesecretario de Asuntos Económicos, y tiene que rentabilizar la cadena. Sin supervivencia económica no hay ni apostolado ni influencia social; ha tardado un año en encajar las piezas, aunque empezó acertando cuando contrató para La Linterna a Juan Pablo Colmenarejo que volvió a la ‘casa’, como la llaman los de siempre de la COPE, después de años de estar en Ondacero.
 
Lo curioso es que la ‘movida’ radiofónica se ha producido, fundamentalmente en el centro-derecha ideológico del dial; salvo en deportes, que no tienen adscripción política, aunque el equipo más admirado últimamente se llame ‘La Roja’. Por todo ello nos podemos preguntar: ¿No será esta muestra de vitalidad radiofónica del centro-derecha un adelanto social del relanzamiento del mismo espectro en la política? Ya se sabe que los políticos van a remolque de los movimientos sociales.
 

J.R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Director del Executive MBA en Madrid