Menú Portada
Mensaje en una botella

R2-D2 en La Moncloa

Mayo 24, 2012

Un droide astromecánico tiene como función principal la de sustituir a los ordenadores de a bordo en las naves estelares de la galaxia, de forma que es capaz de pilotar cualquiera de esas naves. Pero también cumple tareas de mantenimiento y reparación, de manera que se convierte en un auténtico chapuzas capaz de arreglar todo. R2-D2 es uno de estos droides y es conocido en el mundo entero porque probablemente se trata del personaje de la saga Star Wars que mejor cae a todo el mundo. Es inteligente, infatigable, abnegado y gracioso. Todo un partidazo.

Rajoy recibe a Rubalcaba y Durán este viernes en el Palacio de la Moncloa. Las iniciales de los reunidos son dos erres y una de. Puede resumirse así: R2 (Rajoy y Rubalcaba) – D2 (Durán, que es uno pero vale por dos). Es como si los tres políticos que se reparten la mayoría de los escaños del Congreso se fundieran en un solo hombre, que en realidad es un droide. R2-D2 está en La Moncloa.

Aprovechando tan curiosa coincidencia (hay que ver lo que hace dedicar un rato cada semana a pensar una idea original para este artículo), los tres políticos que se reúnen este viernes en palacio podrían emular a R2-D2 y poner en práctica algunas de sus habilidades. ¿No les parece? Al fin y al cabo, en la reunión de Moncloa van a hablar de soluciones para sacarnos de la difícil situación económica en la que nos encontramos. Es decir, van a hablar de soluciones para resolver la mayor crisis al que nunca nos hemos enfrentado. 

Puede con todo lo que le echen 

El droide que nos ocupa es inteligente. Qué necesaria es la inteligencia cuando de resolver un problema tan grave se trata: saber elegir las medidas necesarias para que causen el efecto deseado. R2-D2 es infatigable. Qué importante es ser capaz de no darse por vencido: sacar fuerzas de flaqueza incluso cuando parece que es imposible seguir adelante. Nuestro droide favorito es abnegado. Qué valioso es sacrificarse por los demás sin afán de lucro: esforzarse para lograr el bien de otros es la mayor demostración de generosidad posible. Y por si no fuera suficiente, R2 es gracioso. Qué precisa es la gracia a la hora de presentar las medidas que hay que tomar: saber hacerlo de manera atractiva por muy complicado que pueda parecer.

R2-D2 es el complemento de C-3PO, un androide de protocolo capaz de comunicarse en más de seis millones de idiomas. 3PO discute a menudo con R2 porque considera que su complemento debería observar una conducta más estricta. Sin embargo, se rinde a la evidencia: la pericia que demuestra R2-D2 es capaz de resolver todos los retos que se propone. Este droide puede con todo lo que le echen. Lo demuestra desde su primera aparición en La guerra de las galaxias, cuando almacena el mensaje desesperado de la princesa Leia proclamando: “¡Ayúdame, Obi-Wan. Eres mi única esperanza”.

Rajoy, Rubalcaba y Durán son hoy los R2-D2 de la política nacional. Y son nuestra única esperanza porque, por el momento, no tenemos otra. Da igual que uno sea presidente del Gobierno y que los otros dos lideren los partidos con mayor representación parlamentaria de la oposición. Lo que importa es que sean capaces de sacar lo mejor de sí mismos para demostrar inteligencia, infatigabilidad y abnegación. La gracia nos la saltamos. Para eso ya tenemos a R2.

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero