Menú Portada
Otras opiniones

¿Quién es y quién representa en España el partido del te?

Noviembre 4, 2010

No se dejen engañar ustedes. El presidente Obama ha sido pateado por los norteamericanos por la crisis económica, por la lenta recuperación y la frustración que conlleva siempre y en todos los lugares una crisis de tal naturaleza que sustancia para miseria y desesperanza.

Los ultras baten palmas en todo el mundo. Pero que nadie se equivoque. Los radicalismos nunca llevan lejos; la reacción nunca puede volver atrás las páginas de la Historia.

Dentro de poco esos prepotentes del movimiento del té serán ceniza. Lo veremos muy pronto.

Y, oiga, ¿en España qué?

Pues en España existe la extrema derecha naturalmente como en todas partes. Desde la muerte del General Franco y el leve sarpullido de Blas Piñar y su único escaño en el Congreso, la derecha extrema, la caverna, penetró en el Partido Popular de forma inteligente mimetizándose con la democracia. Pero no lo son. Tienen derecho a existir y a sacar la cabeza siempre y cuando utilicen medios políticos.

El aznarismo residual se convierte en té

De modo y manera que los que en España podrían representar al Partido del Té en USA están en el PP, incluso con algunos carguetes y puestos institucionales, aunque no en la línea oficial de la dirección que representa Mariano Rajoy.

Yo en España veo a los chicos de Sarah Pailin en esos liberales –en algunos casos de pacotilla-, que andan alrededor de FAES y, en general, a los que preconizan la horca y cuchillo para todo lo que representan valores que reconocen la pluri-sociedad de nuestro país. Desde los gays a otro tipo de identidades fuera de contexto.

Los americanos del Tea Party piden menos Estado, Patria y Valores. En eso podríamos coincidir muchos ciudadanos que creemos profundamente en la democracia. Pero aquí eso tiene otra lectura.

Yo creo que los liberales auténticos son los socialistas modernos que antes que nada creen en el discurso del mérito como baremo fundamental para el ascenso social. Y los del Partido del Té en España quieren que sirvan los apellidos y la historia familiar.

Lo escribo a plena conciencia: si yo fuera Pailin y quisiera extender ese movimiento en España acudiría directamente a José María Aznar para que lo pilotara. Grupos mediáticos no le iban a faltar.

Rajoy está en otra cosa; no se engañen. Por cierto, que le llevan acusando siete años que está permanentemente en la hamaca fumándose unos cuantos puros y cuando insinúa lo que hará si llega a Presidente –y no les quepa duda alguna de que va a llegar-, le ponen a parir porque quiere menos funcionarios -yo también-, y menos empresas públicas (yo también).

En ocasiones el observador tiene la tentación de creer que este país no tiene remedio.

¡A lo peor no lo tiene!

Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es