Menú Portada
Mensaje en una botella

¿Quién dijo que no haría calor este verano?

Julio 30, 2013

El verano no empezará este año hasta final de agosto y va a ser el más frío de la historia desde 1816, según anunciaba hace exactamente dos meses el canal francés Météo. Este canal de información meteorológica aseguraba que, de acuerdo con sus cálculos, habrá golpes de calor de corta duración que precederán a violentas tormentas hasta finales de agosto. El verdadero calor llegará en septiembre y octubre, según Météo, que anunciaba que los meses más calurosos no serán julio y agosto. Pues menos mal que el verdadero calor está por llegar.

No hay constancia de la identidad del responsable de semejante anuncio. Lo que es seguro es que seguramente no tenga previsto viajar a España en los próximos cien años como medida de precaución. En caso de ser identificado, corre peligro de verse obligado a poner pies en polvorosa y hacer añicos los récords de velocidad de Usain Bolt. El franchute en cuestión preferirá, sin duda, viajar a un país en el que no haya unos cuantos millones de habitantes deseosos de conocerle y no precisamente para darle un abrazo.

¿Cómo que julio no iba a ser caluroso? ¡Pero si mientras escribía este artículo han llamado al timbre y era una rana con cantimplora pidiéndome agua para rellenar su frasco de metal aplanado! ¿Cómo que no iba a hacer calor en julio? ¡Pero si ayer por la tarde, en plena Puerta del Sol, me abalancé sobre la estatua de El Oso y el Madroño porque la confundí con un oasis! Que venga el Enfant de la Patrie, que voy a explicarle lo que es el calor. No sé cómo será agosto. Pero con julio ya he tenido suficiente. No sé cómo serán los demás expertos del canal Météo. Pero con uno voy que chuto.

Voy a estar fresquito

He pensado en conceder al Monsieur el beneficio de la duda. Pero luego me lo he pensado mejor y he decidido lo contrario. Así que me he armado de abrigo, gorro, bufanda, orejeras, guantes y raquetas para los pies. Según acabe de escribir este mensaje en una botella, voy a vestirme para la ocasión. Yo sí que voy a poner los pies en polvorosa, aunque sin necesidad de competir con los registros de Usain Bolt. Con mucha calma y aún más naturalidad, me desplazaré hasta el aeropuerto utilizando el Metro. Imagino que en el suburbano llamaré la atención. A mí plin.

Allí donde voy no necesito saber las predicciones de mi amigo el francés porque sé de antemano que voy a estar fresquito. Tanto en casa (la vivienda de forma semiesférica en la que me alojaré ha sido construida con bloques de hielo), como cuando salga a darme un bañito (el océano Ártico registra una temperatura de en agosto). Mejor bañarme en el Ártico en verano, porque en invierno hace menos calor: la temperatura ronda los –50º.

Estaré bien. Lo único malo es que me han dicho que hay poca cobertura, pero no se puede tener todo en esta vida. En caso de necesidad, me han hablado de unos señores que pertenecen a un pueblo de raza mongólica que viven en el iglú de al lado y que pueden acercarme en trineo a un cibercafé si lo necesito. Os dejo. Dad recuerdos al franchute si os lo encontráis, que yo me voy al Polo Norte.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero