Menú Portada
El mayordomo

¿Qué zapatos de sport son los más adecuados para vestir en verano?

Julio 17, 2011

El verano permite ciertas licencias en el calzado a vestir pudiendo dar entrada a modelos hasta entonces recluidos en el armario


Seguramente muchos de nuestros más fieles lectores nos estén leyendo esta semana ya desde su lugar de vacaciones. Y los que todavía lo hagan desde sus puestos de trabajo o desde su casa ya estarán haciendo, al menos mentalmente, sus maletas para entregarse brevemente a ese descanso tan merecido. 

Durante las vacaciones el código de vestimenta se relaja, desgraciadamente muchas veces excesivamente, y la ausencia de corbata así como el encontrarnos lejos de nuestro lugar de trabajo y de las grandes urbes permite ciertas licencias en el vestir

Aunque como hemos apuntado en repetidas ocasiones, no hay mayor desengaño que presenciar a un caballero al que considerábamos elegante entregado al descanso sin pudor alguno en chanclas, camiseta de tirantes y con la sombrilla acuestas, es cierto que en verano podemos introducir ciertas prendas a nuestro atuendo hasta entonces guardadas en el armario. 

Y los zapatos son un perfecto aliado para ganar frescor y relajar el formalismo del conjunto del atuendo. Es ahora en verano cuando podemos plantearnos vestir ciertos modelos de calzado sin calcetines y de paso dar un respiro a nuestras piernas para que puedan regenerar el bello perdido por su constante roce con los calcetines. 

Las chancletas tipo Havaianas son perfectas para bajar a la playa acompañando al bañador. Además, de tener que acudir al chiringuito a por un refresco, nos protegerán de posibles cristales y suciedad y aportarán el mínimo de decoro que un sitio así requiere. 

No obstante, desgraciadamente son cada día más los avezados turistas que plantan sus pies descalzos en la barra del kiosco en busca de esa cerveza tan deseada sin el mínimo de respeto al resto de señores. Y son precisamente también cada día más los que se toman la molestia de cubrir su torso con una camisa y sus pies con unas sencillas chancletas. 

Aunque el uso de las sandalias de piel sea cada día más testimonial, siguen siendo una elegante alternativa a las chancletas de goma para acudir con ellas a hacer una gestión rápida que no exija de mayor formalidad. 

Para aquellos que piensen no solo en bajar a la playa sino también en quedarse a comer en el restaurante de la playa, las recientemente estudiadas alpargatas serán la opción perfecta para proteger y adornar sus pies. 

Las alpargatas son igualmente siempre más adecuadas que las chancletas de goma para acudir en el lugar de vacaciones a comprar la prensa o para acceder a cualquier establecimiento cerrado. Como vimos hace unas pocas semanas la evolución de las mismas ha hecho que hoy se puedan encontrar modelos de gran belleza y calidad en su terminación. 

A pesar de esto, tanto las chancletas de goma como las alpargatas son un calzado puramente informal que siempre quedará más elegante de vestirse en su lugar natural, esto es un lugar de playa o de descanso, que hacerlo en la ciudad. 

En un escalón superior en formalidad encontramos a los náuticos. Este calzado, ya con cordones, protege y oculta la totalidad del pie aportando al look al que estos acompañen de un mayor grado de seriedad. 

Si bien los náuticos gozan de gran popularidad incluso en invierno entre no pocos caballeros, en verano debemos optar por modelos de suela más fina y por colores más veraniegos lejos ya del clásico marrón. 

Cada día hay más zapatillas cuyo cuidado aspecto las convierte en una alternativa muy válida a los náuticos y que son perfectamente aptas de vestirse tanto sin calcetines como incluso mejor con unos calcetines mini que no asomen por el zapato pero que eviten a la larga la formación de malos olores. 

Los mocasines tipo Tods, Car Shoes etc son una opción siempre muy elegante y versátil. Pueden vestirse desde con unas bermudas hasta con unos vaqueros de color de pierna estrecha y sin calcetín alguno. 

Estos zapatos confeccionados en piel son muy cómodos y de cuidarlos y rotarlos con relativa frecuencia podrán vestirse durante varios años. Si a esto añadimos la amplia variedad de colores en los que están disponibles, con seguridad podremos cubrir con ellos la mayoría de las citas que se produzcan a lo largo del verano. 

Los propios mocasines de ante quedan muy elegantes de vestirse sin calcetines acompañando a un pantalón vaquero de color. Estos mocasines se caracterizan por ser ligeros y contar, al contrario de los de invierno, con suela de goma o en su defecto con una de piel pero fina. 

Hay caballeros que se atreven incluso a vestir modelos propiamente de invierno en verano pero suprimiendo el uso del calcetín. Si bien a priori el resultado estético pudiera ser favorecedor, a la larga solo se conseguirá acortar la vida del zapato y las rozaduras en los pies no tardarán en llegar. 

A pesar de todas estas posibilidades no hay que olvidar que en cuanto la situación adquiera un mínimo grado de seriedad o sencillamente se trate de vestir a la noche, ninguna de estas alternativas será válida al tener que dar entrada a los calcetines. Y con los calcetines no cabrá otra opción que vestir zapatos más propios de invierno. 

Nuevamente, se trata de llevar el sentido común a nuestro atuendo y escoger el modelo de calzado más apropiado atendiendo a la seriedad del lugar al que vayamos a acudir y no hacerlo pensando solo en la comodidad que uno u otro par pudiera aportar.

Jeeves 

elmayordomo@extraconfidencial.com 

Síguenos en http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100001919406282