Menú Portada
¡Qué fuerte!

¡Qué viene el coco!

Noviembre 25, 2010

En Irlanda llegó el Coco, y se los ha comido. Los irlandeses, para pagar por el rescate de Europa han tenido que tomar medidas tan serias y severas que aquello, más que un rescate, parece una venganza. Veinticinco mil funcionarios a la calle. El IVA ha subido al 23%. Eso si, a las multinacionales ni tocarlas y que sigan pagando el mínimo estipulado por el impuesto de sociedades. Suben en general los impuestos y, además, se crean nuevos, no hay más que echarle un poquito de imaginación. También se baja el salario mínimo un euro por hora trabajada. Los recién llegados al mundo del pensionista van a cobrar un 10% menos y la edad de jubilación se irá ampliando progresivamente hasta llegar a los 68 años en un futuro, además de los consabidos y serios recortes sociales. Estos son sólo unos cuantos datos con los que se han de conseguir ahorrar 15 millones de euros, que es el precio que tienen que pagar para que Europa los rescate. Así que, más vale no ahogarse porque, un rescate, a estas alturas de la vida, sale carísimo. Los irlandeses saben y asumen que estas medidas son necesarias, eso sí, están indignados con la clase política y con los bancos, responsables, para ellos, de todo lo que les está pasando. Porque, ¿quién si no es responsable de tan magno desastre?. Lo que si está claro es que siempre pagan los mismos, el obrero, el ciudadano de clase media o el que menos tiene. Estos son los que pagan por los errores y los excesos que otros cometen mientras que, el que más tiene, ni lo paga ni lo nota y encima se le cubren las espaldas para que, si es posible, ni se entere.

La que se avecina

Mientras tanto, en Portugal se van preparando para lo que se les avecina. El miércoles convocaron una huelga general que no consiguió parar por completo la ciudad. Los jóvenes ingleses no se quedan de brazos cruzados y salieron a la calle esta semana en todo el país para quejarse contra los recortes que les afectan en el ámbito universitario. Sin embargo, los jóvenes españoles, en lugar de luchar, se acurrucan en las faldas de mamá y el pesimismo se apodera de ellos; creen que, por muchos esfuerzos que se hagan, nunca se consigue lo que se desea. Debido a la crisis, tampoco ven un futuro claro en lo personal y profesional y piensan que la política no tiene nada que ver con ellos. Lo peor es que tampoco intentan cambiar todo esto y se resignan a vivir un futuro peor que el que viven ahora sus padres. Con esta actitud, menudo panorama nos espera, señores.

Así que, ante la temida llegada de el Coco a España, Zapatero ha llamado a filas a las empresas, a treinta en concreto, a las principales de España. Una gran cumbre empresarial que se celebrará mañana y en la que se pretende vender la credibilidad económica de España pero que, en realidad vende más la desesperación y el miedo que tiene Zapatero. No creo que haya nadie a estas alturas que se crea esta bola que nos quiere meter el Gobierno y la cúpula empresarial de este país. Como tampoco creo que haya un solo español con la esperanza de que vayamos a salir de este pozo así porque si. En el fondo, la juventud tiene razón, el futuro pinta negro, muy negro, y seguro que el Coco también viene a por nosotros. Si creíamos que lo peor ya había pasado, me temo que incluso, viendo lo que se avecina, esta por llegar. Ya lo decía el refrán, cuando veas las barbas de tu vecino cortar…

Para terminar de alegrarnos el cuerpo, nos esperan dos semanas de invierno absoluto y profundo, cosa que nos va a venir muy bien para estar en casa pendientes, por si viene el coco a comernos y por si tenemos que ir poniendo nuestras barbas a remojar.


Rosana Güiza


rosanaguiza@extraconfidencial.com