Menú Portada
Mi Tribuna

¿Qué papel tendrá Maillo con su paisana Carmen Luis Heras en las listas para las generales?

Octubre 13, 2015
carmen luis heras

Cuando Mariano Rajoy abanderó los recientes cambios en su partido se escucharon voces de fondo cuyo eco aludía a la imprescindible renovación en sus filas. Caras nuevas, en definitiva, que el presidente del PP escenificó con la presencia de Andrea Levy, Pablo Casado y Fernando Martínez Maillo en puestos orgánicos de importancia dentro de la estructura nacional del PP. Ese fue el primer paso. Ahora toca mover ficha con la elaboración de las listas donde hay forzosamente más aspirantes que plazas en un puzzle por resolver que incluya ese espíritu renovador sin incurrir en la injusticia.

Está claro que los cargos públicos tienen mayores posibilidades de formar parte de la parrilla de salida para el 20 de diciembre, pero hay apuntes curiosos que mostrarán la verdadera dimensión de esas intenciones renovadoras. Una de ellas le tocará lidiar al nuevo vicesecretario de organización, Fernando Martínez Maillo, zamorano y presidente provincial de su partido, que deberá tener voz y voto sobre la continuidad de la discutida senadora por Zamora Carmen Luis Heras.

A la nefasta labor editorial junto a su marido que llevó al cierre a un periódico centenario como El Adelanto de Salamanca dejando en la calle a 30 trabajadores que acumulaban casi un año sin cobrar sus nóminas, Carmen Luis Heras añadió el escándalo destapado, entre otros, por Extraconfidencial sobre los viajes que habría realizado a cuenta del Senado. Todo controversia alrededor de una figura que ya entró con calzador en las Cortes de Castilla y León en la pasada legislatura a base de favores y presiones aprovechando su condición de copropietaria de un medio de comunicación. Pero todo eso se acabó y ahora queda un bagaje en el Senado digno de análisis. En suma, que de repetir sería por una gracia o enchufe de Maillo y la conexión zamorana del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, uno de los baluartes en el meteórico ascenso político del ex presidente de la Diputación de Zamora. Pero no son buenas las sinergias generadas por Heras en los últimos años porque su nombre también ha estado ligado a la trama solar, como destapó el periódico Público en junio y agosto de 2009. Demasiado curriculum en contraposición con lo que ha sido su más que discutible actividad en el Senado.

Una iniciativa en cuatro años

Con un salario superior a los 5.000 euros mensuales, más las dietas y traslados por actividades dentro y fuera de España, la senadora del PP está a punto de cerrar la presente legislatura con 10 intervenciones en estos cuatro años y una sola iniciativa presentada. Esto es todo para una persona que ocupa también la primera secretaría de la Comisión de Relaciones con el Defensor del Pueblo, además de ser vocal de la Comisión de Empleo y Seguridad Social y en la de Sanidad y Servicios Sociales. Puede ser que tanto cargo la abstraiga de realizar más intervenciones o presentar nuevas iniciativas, pero lo cierto es que el recelo hacia su figura se extiende dentro y fuera de su propio grupo parlamentario desde su inclusión en las listas.

Seguro que Maillo tiene formada una opinión sobre el futuro político de una senadora a quien se la considera amortizada pero que durante estos cuatro años en el Senado ha gozado de las condiciones económicas que atesoran sus señorías por igual: 2.813,91 euros brutos al mes más 1.823,38 por residir fuera de Madrid. Hasta en esta cantidad, Carmen Luis Heras también está haciendo trampa al Senado ya que no oculta que dispone de una vivienda, un dúplex para más señas, en una zona céntrica de Madrid junto a la embajada rusa como también apuntó este periódico. Por tanto, no le correspondería esa cantidad y sí la que perciben los senadores de Madrid (869,09 euros). Además de otros complementos, la senadora (y todo el arco parlamentario) disfruta de una tarjeta de tele-taxi para la Comunidad de Madrid de 3.000 euros al año y de un pago 0,25 euros el kilómetro si usa su vehículo para alguna actividad parlamentaria. Si realiza una misión fuera de España su dieta es de 150 euros al día, que se reduce a 120 si el desplazamiento es dentro de la Península Ibérica. Es cierto que me repito con estas cifras que maneja la Cámara Alta porque me parecen, al menos en este caso, impropias de la actividad y los tiempos que vivimos teniendo en cuenta la más que discutible utilidad del Senado.

Pues Martínez Maillo ya tiene deberes, dentro de las muchas tareas que ahora le ocupan en el top del Partido Popular. Pero este caso reúne diversas sensibilidades y, sobre todo, pondrá a prueba una capacidad de liderazgo que, como antaño con aquello del valor, se le supone por la confianza que ha depositado en él alguien que responde a Mariano Rajoy. Todo en consonancia a esta estrategia de renovación en la que ya no caben vividores/as de la política.

Félix-Ángel Carreras Álvarez

@fcarreras68