Menú Portada
¡Qué fuerte!

Pues sí, !qué fuerte!

Febrero 11, 2010

Lo que ahora les voy a contar es el por qué del nombre de esta columna. La palabra “fuerte” tiene varios significados, al igual que la expresión ¡qué fuerte!, puede usarse para expresar diversas emociones, cosas excitantes, algo que te cabrea o te enfada, que te alegra, divierte o emociona, algo injusto o justo, que te asombra o deslumbra, que te sorprende o te aburre.
Por lo tanto, esta columna podrá tratar de cosas tan diferentes como, por ejemplo, que Zapatero no crea en Dios y acepte leer un pasaje de la Biblia. Es fuerte. Que además lleve en el bolsillo de su chaqueta la estampa de una Virgen sevillana como si de un cromo se tratase es más fuerte todavía. Vamos, que sólo le faltó haberse vestido de nazareno para ir a desayunar con Obama.
Qué la SGAE se haya convertido en una especie de inquisición, buscando por ciudades y pueblos, a quién cobrar por tocar, cantar o escuchar, es bastante fuerte. Sólo les falta que nos cobren por cantar en la ducha; ¡tenga cuidado no vaya a ser que su vecino sea miembro de la SGAE y le pase la factura!
Qué se monte un escándalo a nivel mundial, se critique y se crucifique a jugadores de golf o de fútbol por mantener líos de faldas y engañar a sus esposas, erigiéndonos en abanderados de la fidelidad, los valores, la moral y la ética, cuando la mayoría de la sociedad reconoce ser infiel y los datos lo demuestran, es más que fuerte, muy fuerte.
Igual de fuerte que un padre case a su hija de 12 años con un anciano de 80 en Arabia Saudí, a cambio de 16.000 euros. Menos mal que la Comisión de Derechos Humanos ha tomado cartas en el asunto para intentar prohibir los matrimonios de menores en ese país.
Es fuerte que, después de cuatro semanas del maldito terremoto de Haití, hayan encontrado con vida a un hombre de 28 años.

De Cruise a la Estebán

Qué fuerte que la hija de Tom Cruise y Katie Holmes, Suri, de 3 años, marque tendencia y arrase con sus taconcitos y sus modelitos de Versace o Armani, y esté incluida por la revista Forbes entre los diez niños más influyentes de Hollywood.
Que la operación de cirugía estética de Belén Esteban llene portadas de revistas y programas de televisión debatiendo la caída de una de sus fosas nasales es fuerte además de triste.
Cuando he ido a América, siempre me ha asombrado la naturalidad con la que los americanos conviven con su bandera, la ves por todas partes, la exhiben sin pudor y con orgullo. Esto me produce cierta envidia. La misma que me aflora al ver que en Francia sea obligatoria en los colegios, cuando aquí, en España, se tacha de facha a quién la muestra tímidamente; ¡qué fuerte!
AVATAR ha batido récords de taquilla hasta límites insospechados -1900 millones de dólares-. ¡Qué fuerte!, aunque no tanto si se tienen en cuenta los 14 años de trabajo y los millones invertidos –que ya es fuerte también- y sobre todo si la película se lo merece y es maravillosa. Imposible salir del cine sin exclamar ¡Qué fuerte!
Si continuamos con tecnología, la NASA, lanza una sonda solar para estudiar y desvelar los secretos del sol. Desde la órbita terrestre, la sonda recopilará datos durante cinco años y descargará 1,5 terabytes diariamente, el equivalente a 500.000 canciones en un ipod. ¿No me dirán ustedes que esto no es fuerte?
Y mientras unos miran al cielo, otros se entretienen en mirar a la tierra y estudiar a los que estamos en ella. El último Informe sobre hábitos de salud sexual entre la población española desvela que los hombres son bastante más fantasmas pero que las mujeres tampoco son del todo claras con este tema. Ahora resulta que todos mentimos: ellos, al decir que siempre tienen ganas y, nosotras, al exagerar en la cama y fingir. ¡Qué fuerte! ¿No? Nosotras pensando que ellos siempre están dispuestos y ellos pensando que nos hacen disfrutar como locas. Tiene su gracia.
Por cierto, no se olviden de comprar un boleto para el sorteo Euromillones, ya que su bote es el más grande del año, 129.000.000 de euros… ¡Qué fuerte!

Rosana Güiza