Menú Portada
Mi Tribuna

Primer aviso desde el PSOE para Pedro Sánchez que tocó la pandereta en Sálvame para cargarse el Toro de la Vega

Septiembre 22, 2014

No sé si éramos pocos y parió la abuela, pero lo que sí ha parido es un nuevo fenómeno político que no le hace ascos a los programas menos convencionales para aprovechar cualquier espacio de las jugosas audiencias. En un día, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se convirtió en estrella de Sálvame e invitado especial de El Hormiguero. A dos millones de espectadores de media por cada uno de los espacios, es fácil hacer la cuenta para valorar el impacto del líder de la oposición, asesorado en cuestiones de imagen para esas cosas del posicionamiento que están tan de moda.

No, no voy a entrar en valoraciones sobre Sánchez ni sobre los goles que recibe el PP de Rajoy a diario por la escuadra de la comunicación. No he profundizado demasiado para analizar si este nuevo guapo de la política española tiene más forma que fondo, aunque su mensaje está todavía muy cerca de la superficialidad. Lo que sí tengo claro es que resultaría muy difícil ver a líderes del Partido Popular tirando de teléfono para hablar en directo con Jorge Javier Vázquez o gastando bromas con las hormigas de Pablo Motos. Y eso se lo deberían mirar, porque en España hay público para los programas políticos y específicos, pero también existe la España del Sálvame o de El Hormiguero; una España quizá más numerosa en audiencia que las tertulias al uso.

Primer aviso para el líder del PSOE

Pero, en fin. He hecho este pequeño inciso porque Pedro Sánchez intervino en Sálvame para asegurar que si gobierna no le temblará el pulso y acabará con el Toro de la Vega. Curioso posicionamiento del número uno del PSOE, sobre todo teniendo en cuenta que dicho festejo se celebra en Tordesillas, una localidad gobernada por un alcalde socialista.

Estas cosas del populismo fácil y barato te pueden costar muy caras. Sánchez ha aprovechado la corriente contraria al Toro de la Vega para anunciar que se lo va a cargar, mientras su partido presenta una Proposición No de Ley que pretende evitar el maltrato animal en los espectáculos taurinos. Resulta, al menos, sorprendente, que haya priorizado esta cuestión por encima de la retirada de la Reforma Laboral, como anunció cuando ascendió al trono socialista.

Y el alcalde de Tordesillas, cargado de razones políticas, no ha dudado en arremeter contra su líder. Pero arremeter sin excusas: “Estamos en un mundo de pandereta cuando el nuevo Secretario General decide entrar en directo en un programa televisión y no es capaz de haber llamado antes a un alcalde que está amenazado de muerte”, le dice a la cara José Antonio González Poncela. Y añade el alcalde despechado políticamente. “Me parece vergonzoso que la primera iniciativa que presenta el nuevo secretario sea la abolición de los festejos taurinos”.

A González Poncela le han apoyado desde las filas del PSOE provincial, cuyos dirigentes también eran favorables a Sánchez en el proceso de las primarias socialistas. También le han llamado desde las entrañas del partido regional y nacional, porque Óscar López sigue estando en dicho organigrama. Incluso ha recibido más apoyos desde el PP que en su propia formación. No es extraño porque ya sabemos que en política los rivales están fuera y los enemigos dentro.

Un año más, esto del Toro de la Vega da mucho juego. Un juego de vanidades animales, animalistas y políticos con careta.

 
Félix Ángel Carreras Álvarez
Director de TRIBUNA VALLADOLID