Menú Portada
Atando cabos

Primarias a dedo

Mayo 25, 2011

En el PSOE no se cumple aquello de “tras la tempestad viene la calma”. Más bien, y después de la contundente derrota electoral, lo que se avecina es la mayor de las tormentas conocidas en la calle Ferraz desde la época de Joaquín Alumunia y aquella bicefalia con José Borrell. De aquella experiencia no saliera muy fortalecidos que digamos los dirigentes socialistas de la época. Se celebraron, por cierto, elecciones primarias que las ganó el entonces candidato no oficialista, José Borrell, pero como aquello no podía ser, pues no pudo ser. Y Borrell terminó siendo invitado a dimitir. Era otra época, con distintos protagonistas, cada vez que se abre el debate sucesorio en el PSOE, los resultados son inesperados y las consecuencias. Y esto ocurre porque en realidad nadie habla claro. O al menos muy pocos. ¿Se apuesta o no por las primarias realmente en el PSOE? ¿La experiencia en otras Comunidades ha sido positiva? ¿Considera la mayoría que ese proceso ofrece más ventajas que inconvenientes? ¿Por qué es menos democrática la elección de un candidato por los órganos oficiales y también democráticos del partido, elegidos a su vez por los delegados, y estos a su vez por los militantes?

Ya no hay “chaconistas” o rubalcabistas”, ahora existen “primaristas” o “congresistas”

En cualquier caso, este debate ya se produjo en el seno del PSOE en el último Congreso federal y la decisión mayoritaria fue la “obligación de elegir siempre al candidato por el procedimiento de primarias”. De aquellos lodos llega ahora el fango en el que se encuentra el partido en el post-zapaterismo. De forma oficiosa hay dos candidatos a suceder a José Luís Rodríguez Zapatero. Ninguno, ni Alfredo Pérez Rubalcaba, ni Carmen Chacón, quiere dar el paso antes que el otro. Pero el resultado electoral del pasado 22 de mayo, la debacle histórica del PSOE, ha cambiado por completo el panorama. Ya no hay “chaconistas” y “rubalcabistas”, ahora existen “primaristas” y “congresistas”. El escenario ha cambiado por completo y el guión estblecido ha saltado por los aires. El objetivo de los partidarios de Rubalcaba, entre los que se encuentra la mayor parte del aparto, el grueso de la Ejecutiva Federal, era celebrar unas primarias para que en realidad no hubiera primarias. Es decir prácticamente proclamar a dedo al vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba, y si es necesario convocar un Congreso extraordinario. El objetivo de los que apoyan a Chacón o simplemente de los que no apoyan a Rubalcaba es defender el proceso de primarias y olvidarse de momento del Congreso. La clave, la decisión está en manos de la propia Carmen Chacón

El verdadero peso de Zapatero en el PSOE

Pero lo más sorprendente de lo sucedido en las últimas horas y antes de la cita con el Comité Federal es el verdadero pulso al secretario general y todavía Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Lo que hasta ahora nunca se había visto. El líder socialista busca las cámaras y micrófonos en el Congreso de los Diputados para decir, proclamar y responder a barones como Patxi López, que el único procedimiento son las primarias. Horas después desde el propio Gobierno Vasco, el Consejero de Interior, Rodolfo Ares, le recuerda que su voz y opinión es respetable pero no es única, ni mucho menos puede llegar a ser mayoritaria. El “orderna y mando” de todo un secretario general queda reducido a la opinión o interpretación de un miembro más de la Ejecutiva. Todo, o gran parte, se podrá resolver el sábado. Pero pase lo que pase, la polémica y la división interna no ha hecho sino comenzar.    

Juan de Dios Colmenero, Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero