Menú Portada
No me moverán

¡Presupuestos 2013!

Septiembre 24, 2012

Antes de final de mes, el Gobierno presentará en el Congreso el Proyecto de Presupuestos para 2013. Es la ley anual más importante porque refleja la política económica del Gobierno: donde se propone gastar y, por tanto, que prioridades reales tiene. Este año entre las circunstancias económicas y las promesas políticas ´no hay más cera que la que arde´. Por eso, lo que se puede esperar de esas cuentas es:

Recortes generales que aumentarán desempleo y reducirán el PIB

Para ahorrar los 40.000 Millones de euros, necesarios para contener el déficit público, el Gobierno tiene que recortar una media del 17% en cada ministerio. Eso quiere decir que el Capítulo I de sus Presupuestos, sueldos y salarios, tendrá que ser austero. En todas las Administraciones (Local, Autonómica y Estatal) se deberá reducir salarios y/o plantillas. Los cerca de 300.000 empleados que se contrataron en los años de crisis tendrán que salir del sector público. Eso disminuirá su consumo y, por tanto, el PIB.

De todas formas bajar sueldos y/o plantillas no es ni cómodo, ni fácil. Las inversiones son más sencillas de reducir por ser discrecionales. En consecuencia, el Ministerio de Fomento sufrirá el mayor recorte. No se iniciarán nuevas obras públicas, por eso también aumentará el desempleo.

<span>En definitiva: los Presupuestos de 2013, debido a la prioridad de contener el déficit público, anunciaran dos consecuencias:

a) reducción del PIB, que algunos expertos cifran en casi dos puntos porcentuales en 2013

b) subida del desempleo hasta seis millones; los 5,7 millones de desempleados actuales más los 300.000 empleados públicos sobrantes.

Aumento del servicio de la deuda

Por contra, la subida de la prima de riesgo y la necesidad de financiación fuerzan a los diseñadores de los Presupuestos a aumentar el Capítulo de Gastos Financieros. Eso disminuye la capacidad discrecional del Gobierno obligado a pagar, si o si, sus compromisos derivados de la deuda soberana.

Es una cifra inamovible. Sólo si el BCE accede a comprar deuda española y baja la ´Prima de Riesgo´ podría contenerse. Pero, para ello, habrá que cumplir las condiciones impuestas por la Troica (la UE, el BCE y el FMI). Y eso puede ir contra la decisión política de mantener la capacidad adquisitiva de las pensiones aumentándolas en el IPC de 2011 (¿3,2%?).

Revalorización de las pensiones

El anuncio de la decisión política de revalorizar las pensiones también conformará los Presupuestos de 2013. La partida de jubilaciones, junto con la del servicio de la deuda, será una de las que subirán. Es la consecuencia de una decisión política.

Mariano Rajoy ha decidido subir las pensiones. Las razones pueden ser varias. Por una parte, el compromiso electoral de mantener su capacidad adquisitiva. Por otra, la defensa del Presidente de Gobierno de uno de los colectivos más indefensos de la población: los jubilados. Por último el hecho de que en Galicia hay 700.000 votantes jubilados y hay elecciones gallegas el 21 de Octubre.

Sea como sea, si al final España tiene que pedir un rescate, una de las condiciones que se le exigirá será reformar su sistema de pensiones. Si los Presupuestos ya han comprometido la subida, sólo queda otra medida: acelerar la entrada de la subida de la edad de jubilación fijada para 2027. Eso exigirá convocar el Pacto de Toledo.

En resumen

El presupuesto de 2013 va a sorprender muy poco. Las cuentas están cantadas. Sus consecuencias parece que también. Aunque la vida siempre puede dar sorpresas a los números.

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid.