Menú Portada
No me moverán

Presupuestos 2013: soplar y sorber a la vez

Mayo 2, 2012

n no han aprobado las Cortes los Presupuestos de 2012 y el ministro de Guindos nos amenaza con el del 2013. El viernes pasado anunció la subida de los impuestos indirectos para el año que viene. No queda otra. Las administraciones necesitan más ingresos -agotadas las subidas del IRPF y el impuesto de sociedades-, incluidas respectivamente en las medidas urgentes de diciembre y el Presupuesto de 2012. Por eso, el Ministro anuncia una subida de impuestos especiales que gravan el tabaco, el alcohol, los carburantes y, probablemente, el IVA.

Un aumento de impuestos se supone que gravará el consumo y, en consecuencia, amenaza la recuperación de la economía. Entonces, ¿cómo subir el IVA y reducir el desempleo que es lo que más preocupa a los españoles? Subir impuestos y animar la economía es como soplar y sorber a la vez ¿Se puede?
</p>

¿Subirá el IVA y cuánto?

Los impuestos especiales pueden subir; pero, no son la solución real. Primero, porque el aumento de la recaudación de los impuestos del tabaco y el alcohol no vinícola no resolvería las necesidades de ingresos públicos. Segundo, porque su subida del alcohol y el tabaco se deben hacer por razones sanitarias, no por temas fiscales. Tercero, porque si aumenta el precio de los carburantes éste repercute en los costes de todas las empresas, les hace menos competitivas a nivel internacional y no estamos para ello.

Queda el IVA. La UE puede pedirnos que suba. La media de los países es del 21% y hay algunos con el 25%. Entonces ¿por qué los españoles tienen que pagar menos cuando tienen un alto déficit público? Además, es un impuesto con una recaudación rápida. Pero, su subida grava todo el consumo y eso puede frenar la economía. ¿Cómo animarla subiendo este impuesto? Repito, ¿cómo soplar y sorber a la vez?

En economía se puede soplar y sorber a la vez
Se podría conseguir si la subida de impuestos indirectos, especialmente el IVA, no fuera una medida aislada. Lo sensato sería acompañarla con una bajada de las cuotas de la Seguridad Social.
 
Eso tendría dos efectos positivos:

Al reducir el pago de la parte patronal de la cuota de la Seguridad Social bajan los costes del trabajo para las empresas y las hace más competitivas internacionalmente; algo importante para crear puestos de trabajo en una economía que debe virar hacia la exportación. Al reducir la parte del pago del trabajador en esas cuotas éste recibe más dinero y eso le da sensación de liquidez; sensación que aumenta la propensión al consumo, compensando el efecto IVA que la reduce.

No es tan fácil como parece pero es factible. Ahora, los econometras tienen que calcular el aumento IVA y reducción de cuotas de la Seguridad Social para que sean compatibles. Las dos cifras tienen que aumentar los ingresos públicos a la vez que mantienen la recuperación de la economía.

Esta es la magia que de Guindos quiere programar para 2013 ¿Le dejará ensayarla su homólogo de Hacienda Montoro?

José Ramón Pin Arboledas. Profesor del IESE. Director del Executive MBA, Madrid.