Menú Portada
Atando cabos

Precampaña carroñera

Octubre 2, 2011

ETA ha entrado de lleno en la precampaña. O al menos eso pretende. Curiosamente, para buscar mayor protagonismo, los dos últimos anuncios de la llamada izquierda abertzale o de la banda terrorista se han producido en un fin de semana donde los partidos mayoritarios celebraban grandes actos programáticos. Saben elegir la fecha y va a la caza y captura de votos para la formación Bildu. El único sucedáneo del que disponen, de momento, por obra y gracia del Tribunal Constitucional. A Bildu todas las últimas encuestas le otorgan entre 3 y 5 diputados en las elecciones generales del próximo 20 de noviembre. Y observan que la respuestas no es del todo negativa a lo que ellos denominan “pasos necesarios e imprescindibles” de un proceso. Pero todo es cosmética. ¿Cuál es el proceso? ¿Cuáles son los interlocutores?. Todo es mentira, asistimos a una “precampaña carroñera”, según vienen denunciando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y todas las Asociaciones de víctimas.

Semana intensa

En tan sólo una semana, ETA ha puesto toda su maquinaria a funcionar. Cuatro anuncios que han sido bien acogidos por el Gobierno y el PSOE. El pasado domingo, los presos de ETA escenificaron su adhesión al Acuerdo de Guernica. Un acuerdo de ellos y para ellos, que no acepta ni siquiera el PNV. El  colectivo EPKK había anunciado el viernes en un comunicado que se sumaban al texto, que pide a la banda terrorista un “alto el fuego permanente, unilateral y verificable por la comunidad internacional como expresión de voluntad para un definitivo abandono de su actividad armada”. A cambio exigían, entre otras cosas, la amnistía total para los presos. Pero lo más importante no aparece. En su comunicado, los presos no hacían alusión en ningún momento a ETA ni pide el final definitivo de la violencia. Uno de los antiguos presos que escenificó en Guernica su adhesión al acuerdo fue Jon Agirre Agiriano, que fue condenado a 30 años de prisión por matar a un niño de 13 años y al marmolista José Arcedo. Este acuerdo y el comunicado fue considerado por el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como un “paso significativo” para el final de Eta.

Comisión de verificación

El pasado miércoles se presentaba la recién nacida y autodenominada Comisión Internacional de Verificación de la tregua de ETA. Este grupo internacional creado por el abogado sudafricano Brian Currin y la izquierda ´abertzale´. La constitución de un grupo de verificación ha sido rechazada por los Gobiernos vasco y central desde el principio. Desde. Que el abogado sudafricano comenzó a plantear la cuestión. Incluso el propio Alfredo Pérez Rubalcaba siendo vicepresidente del Gobierno confesó a un grupo de periodistas en el Palacio de la Moncloa que “Currin no representa a nadie, y no es interlocutor de nada”.

El tercer anuncio en un tiempo récord hablaba de la disolución de Ekin. El considerado aparato político. Algo que, por otro lado, ya estaba disuelto e ilegalizado desde hace años por el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Grande Marlaska. El que ahora se disuelva algo que ya estaba disuelto es absurdo. Desde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado dudan mucho de la voluntad de ETA y consideran que, en realidad Ekin ha optado por montar una nueva estructura porque la actual está “quemada”. Y como guinda a toda esta semana de hiperactividad etarra, la banda se despacha con un nuevo comunicado en el que tan sólo se compromete a colaborar con el grupo de verificación de Currin. Nada de abandono de armas, nada de disolución. Todo propaganda. Todo cosmética. Es la precamapaña de ETA.

 Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio