Menú Portada
Otras opiniones

¡Portugal independiente!

Abril 7, 2011

No divago: Repasen en Wikipedia por un lado los intentos de unificación de los reinos por los Reyes Católicos, que casaron a su hija Isabel con el Infante D. Alfonso de Portugal, y posteriormente la proclamación de Felipe II, como rey de Portugal (1580), titulo que heredaron los Reyes españoles hasta 1668.

Imaginen que en lugar de al borde de la suspensión de pagos, Portugal disfruta de una renta per cápita talla Suiza, consecuencia de las transferencias e inversiones que han obtenido de España gracias a la continua reivindicación.

En esta hipótesis, una visita en verano a Praia Verde (que se la recomiendo), en lugar de un recuerdo feliz de playa paradisíaca, buena gastronomía, sonrisas y “obrigados”, sería un episodio de temeridad, sazonado con miradas aviesas, algún comentario sobre la explotación a la que España les somete y en el peor de los casos temiendo por la integridad física.

Las cumbres Madrid-Lisboa se centrarían en fijar las nuevas compensaciones con las que España debe resarcirles. Y en fin, serían los gobernantes españoles los únicos responsables de todos sus problemas.

La historia no fue así. El lado positivo es que ir a Portugal es un placer. Nos aprecian. Como turistas y socios comerciales somos necesarios y bienvenidos. Además no nos cuestan dinero y no somos los culpables de sus problemas.

El lado negativo es que están pasando una crisis si cabe más dañina que la nuestra.

Me preocupan los duros retos a los que se enfrenta ahora Portugal. Y me duele la enorme fuga de capital humano que se ha producido en un país que no ha sabido crear -por supuesto, por culpa del gobierno- las oportunidades necesarias para formar parte, como en otros tiempos, de la vanguardia de la civilización. (¡Vaya! ¡Parece que hablo de España!).


Enrique García Mauriño

emauriño@extraconfidencial.com