Menú Portada
No me moverán

¿ Por qué sube la luz ?

Septiembre 27, 2010

El recibo de la luz sube por encima de la inflación. Urbaneja (ABC, Domingo 26) afirma que este mes será un 5% más caro ¿Por qué? Porque durante años no hemos pagado lo que vale ¿Qué cómo puede ser eso? Porque los costes de producción eléctrica española son altísimos y los precios, regulados en gran parte por el Estado, no los cubren. Es decir, las empresas eléctricas cobran menos de lo que les cuesta producir lo que venden ¿Entonces, están quebradas?: Sí y no.
 
Estarían quebradas si no cobrasen estos déficits. No lo estarán si los cobran mediante lo que se llaman “Derechos de Cobro” por Déficit Eléctrico Tarifario que pagará la Comisión Nacional de la Energía hasta su satisfacción total (artículo 1º, punto 4º del RD-L 6/2009 sobre medidas en el sector energético) 
 
Lo lógico es que se pagase la electricidad a su costo más un porcentaje de beneficio que asegurase la viabilidad de esas empresas. Supervivencia necesaria porque sin energía no puede funcionar la economía. Pero de momento no ha sido así. Pagamos por ella menos de lo que cuesta.
 
Por eso, desde el año 2.000 hasta julio de 2010, según mi colega el Profesor López Cardenete del IESE, se acumuló un déficit tarifario eléctrico de 18.000 millones de euros; cantidad que irá creciendo a un ritmo de 4.000 millones al año ¡Una barbaridad! Déficit que se tendría que amortizar en los próximos 15 años, sin que se puedan acumular en el futuro. El RDL 6/2009 dice: “a partir del 1 de enero de 2013, los peajes de acceso serán suficientes para satisfacer la totalidad de los costes de las actividades reguladas sin que pueda aparecer déficit”.
 
Total que veremos subir los ‘recibos de la luz’ inexorablemente. Hasta ahora hemos vivido en una ilusión, pagando energía barata y endeudándonos, aunque ningún español, ni ninguna empresa usuaria lo contabilizase.
 
¿Hay otra solución?: Si, aumentar los impuestos para cubrir esos déficits; pagar todos los contribuyentes en lugar de sólo los usuarios; pagar tanto los que consumen, como los que no. En ese caso, un comprador extranjero de un producto ‘made in Spain’, fabricado con electricidad, estaría subvencionado por el contribuyente español ¿Sería justo?
 
Ahora bien ¿Por qué es tan cara nuestra energía? Hay varias razones. La primera: nuestra dependencia del exterior es enorme. Las de origen nacional son la energía hidroeléctrica, la eólica, la solar, y la nuclear; para lo demás hay que importar la materia prima (gas, petróleo, carbón…); el poco carbón nacional cuesta más extraerlo que importarlo; de ahí el cierre de minas y la conflictividad laboral.
 
La segunda razón es que la energía de origen propio es carísima; con dos excepciones: a) la hidroeléctrica, que ya está en su máxima capacidad potencial; y b) la nuclear, que han limitado los gobiernos pseudo-ecologistas. La eólica y la solar están primadas en su producción y tienen prioridad en su utilización. Son caras y, cada vez son más importantes en el mix energético español, de manera que, cuando Eolos y Placas Solares producen, las otras energías deben dejarles paso; es el precio de ser… ¿ecológicos o ilusos?
 
Por estas dos razones, por la dependencia exterior y por la apuesta por las  renovables, nos cuesta mucho producir electricidad. Por tanto: a pagar; cómo contribuyentes o cómo usuarios. Las dos opciones deberían ser debatidas en las Cortes y, en particular, en las próximas elecciones generales. Cuando se habla de cerrar una central nuclear no se nos dice que eso subirá, aún más, el recibo de la luz. Discutámoslo, se trata de nuestro bolsillo.


J.R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Director del Executive MBA en Madrid