Menú Portada
Mensaje en una botella

Políticos hasta en la sopa

Diciembre 2, 2015
rajoy cope

Están por todas partes. Es como si se reprodujeran por esporas. Han cogido cariño a los medios audiovisuales y han decidido superpoblarlos. Los candidatos han descubierto la pólvora durante esta campaña electoral, que legalmente es precampaña pero que todos sabemos que es campaña desde hace meses. El caso de los cuatro mosqueteros que se batirán en duelo democrático el día 20 es flagrante: Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias quieren ser el fideo de todas las sopas. Y pardiez, que lo han conseguido.

No hace mucho tiempo que los periodistas las pasábamos canutas para conseguir una entrevista con alguno de los cuatro principales candidatos a ocupar el palacio de la Moncloa. Pero hubo un día, que soy incapaz de señalar en el calendario pero que no es muy lejano, en el que alguno de ellos se dio cuenta de que su presencia en los medios era necesaria porque era una parte fundamental de la campaña. Así empezaron a aparecer con frecuencia en periódicos, emisoras de Radio y canales de televisión. El caso de las teles resulta especialmente pintoresco.

¿Qué hemos hecho para merecer esto?

¿Quién iba a decirnos que los candidatos a la presidencia del Gobierno jugarían al futbolín o al ping-pong en casa de Bertín Osborne? ¿Quién podía imaginar que los candidatos a la Moncloa bailarían o se someterían a pruebas de habilidad en el plató del programa de Pablo Motos? ¿Quién se figuraba que los candidatos a gobernar España darían palmas e incluso cantarían en el sofá de María Teresa Campos?

El índice de probabilidades de que haya un candidato hablando en la tele a la hora en que enciendas el televisor es del 99 por ciento. Hay políticos a todas horas. Hay políticos por todas partes. Hay políticos hasta en la sopa. Tengo miedo de abrir la puerta de mi casa y encontrarme a uno de ellos. Me aterra ir la ducha y toparme con uno de ellos tras la cortina. Estoy acojonado pensando que abriré el armario para sacar la ropa y uno de ellos aparecerá entre mis camisas. ¿Qué hemos hecho para merecer esto?

Lo que hemos hecho es precisamente lo que ellos no habían hecho hasta ahora: sacar brillo a la Democracia con gestos tan democráticos como dar la cara ante el electorado. O sea, comparecer regularmente en los medios y enfrentarse a las preguntas de los comunicadores. Esas preguntas sirven para que los ciudadanos sepamos lo que piensan, lo que sienten y lo que quieren nuestros gobernantes o los aspirantes a convertirse en nuestros gobernantes.

El pabellón bien alto

Pese a que los candidatos muestran interés por aprender la lección, todavía hay casos de falta de práctica. La ausencia de Rajoy en debates como el de este lunes próximo en Atresmedia es buena prueba de ello. Pero tengo la intuición de que Soraya Sáenz de Santamaría puede dejar el pabellón del PP bien alto, más de lo que sus adversarios alcanzan a imaginar. Sus contrincantes harían mal en infravalorar a una mujer que podría ser algún día la candidata a la presidencia del Gobierno. ¿Por qué no?

Los candidatos han comprendido finalmente que la Democracia es mucho más transparente si ellos responden a las preguntas de los periodistas, que ejercemos una labor que garantiza la libertad de pensamiento. Este fenómeno se ha producido de golpe y porrazo, cuarenta años después de que naciera la Democracia contemporánea. Da la sensación de que hay sobredosis de políticos en los medios de comunicación, pero no es así. Lo que ocurre es que hemos pasado de que hablen muy pocos a que hablen todos. Tarde, pero ha sucedido. Aunque nunca es tarde si la Democracia es buena. Y la nuestra es ahora mejor.

Juan Diego Guerrero dirige Noticias Fin De Semana en Onda Cero

@juandiguerrero