Menú Portada
Mi Tribuna

Políticos al desnudo

Mayo 30, 2016
rivera venezuela

Ha estado muy bien eso de Albert Rivera en Venezuela. El líder de Ciudadanos ha dado un evidente salto cualitativo en cuando a su consideración externa. Quizá el impulso que le faltaba para consolidar su imagen de político nacional con peso tras haber traspasado hace apenas unos meses la frontera que ubicaba su gestión en Cataluña e inventarse un partido surgido entre su innegable impulso y las cenizas de UPyD.

Rivera se ha dado un baño de masas mediático acusando al presidente Maduro de sus políticas autoritarias y denunciando lo que, con miles de kilómetros de distancia, parece una dictadura camuflada. La estrategia de Rivera ha tenido, además, su foco puesto en apuntar a Podemos y cuestionar su relación con Venezuela. “Unos venimos a ayudar y otros a por dinero”, vino a decir para establecer aún más las diferencias entre dos formaciones que buscan su nicho de votos en las nuevas elecciones.

El permanente equilibrio de Ciudadanos

Ciudadanos vive en un estado de permanente equilibrio, entre lo que quiere, lo que puede y lo que debe hacer. Es el resumen de una continua incógnita que apenas sujeta su líder con el equipo más fiel que le acompaña desde los comienzos en Cataluña y ese puente aéreo político que pretende instalarse pero sigue indefinido. Está bien que Albert Rivera se pasee por Caracas, pero más le valdría echar un vistazo más cercano a sus formaciones territoriales convertidas en auténticos feudos de enchufismos y amigos repartiéndose puestos, responsabilidades y sueldos. Exactamente lo mismo que critican de otros partidos. Un escándalo hasta ahora contenido pero con síntomas de explotar a poco que los resultados dejen de acompañar. Al tiempo.

Mientras Rivera buscaba su espacio a través de su visita política a Venezuela, en España aterrizaba el periodista y analista Alejandro Fierro, investigador del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica. Desde su punto de vista directo como residente en Caracas en los últimos años, Fierro desmontó buena parte de las argumentaciones que nos han llegado a través del líder de Ciudadanos. “En Venezuela la gente vive el debate en la calle”, dijo en una intervención en Valladolid para asegurar que allí “no hay menos derechos que en España”. Si no conociera al autor de estas palabras, pensaría que se trata de un majadero patrocinado por el régimen de Maduro pero cuando insiste en que a España no le llega información, sino opinión manipulada, intento reflexionar si los políticos han adoptado determinadas posturas interesadas sobre Venezuela para conseguir un mayor rédito sin importarle el fondo de lo que realmente está pasando. Alejandro Fierro dice que el chavismo ha reducido el índice de pobreza y que los políticos españoles solo se quedan en la superficie.

Quizá sea una cuestión de equilibrio, pero yo prefiero decirle a Rivera que está muy bien todo lo de Venezuela, pero que antes debe patearse una España necesitada y que él todavía desconoce.

Mensaje contra Maduro

Los políticos se desnudan en esta precampaña electoral,  buscan cualquier argumento para arañar votos como canje de sus promesas y parece que han centrado su mensaje en Maduro porque, al margen de lo que pueda o no pueda pasar en Venezuela, han encontrado un hilo conductor para criticar a Podemos. En eso sí están de acuerdo todos, en erosionar la fuerza de Pablo Iglesias y su matrimonio de conveniencia con Izquierda Unida que emerge en las encuestas como amenaza real y sirve de azote para todos los que no piensan como el enemigo de la coleta.

Al igual que ocurre con Rivera, más les valdría a los partidos mirar hacia dentro, primero de ellos mismos, pero también de una España necesitada. Queda muy pinturero eso de Venezuela, pero es una indecencia solo mirar hacia una parte del mundo cuando otra se resquebraja a tus pies. Claro, que para eso es fundamental conocer el terreno que se pisa y no confiar exclusivamente en las aportaciones territoriales totalmente viciadas porque hace tiempo que dejaron de hacer política para convertirse en cómodas sucursales de un nuevo medio de vida que les encanta.

Félix-Ángel Carreras

@facarreras68