Menú Portada
¡Qué fuerte!

Podemos, puede

Noviembre 6, 2014

Salió la encuesta calentita de la cocina y no trajo ninguna sorpresa. Podemos gana y supera a los partidos más importantes del panorama político español. Aquello que surgió como un movimiento en contra de la corrupción, el despilfarro y la crisis económica que lleva asolando España alrededor de seis años, se ha convertido en un partido político. Los llamados “perroflautas” han sido encumbrados y han pasado a ser dirigentes políticos que, a día de hoy, no se deben creer lo que están viviendo: a la cabeza en intención de voto de los españoles.

Cuentan por ahí que al propio Pablo Iglesias le ha pillado desprevenido y por sorpresa y que incluso está un poquito “acojonado” porque, si eso se cumple, podrían llegar al poder con cosas prometidas que, al parecer, han comprendido que no podrán cumplir. Es lo que tiene vender humo y promesas utópicas.

Hartazgo ciudadano

Esta encuesta no refleja más que el hartazgo del ciudadano. Todos estamos hartos. Corrupción, crisis, siempre pagamos los mismos, despilfarro, etc. Cualquier ciudadano en paro, con un negocio que está al borde del abismo o trabajando para una empresa con un sueldo irrisorio, no tiene otra salida que esta, la de hartarse y demostrarlo diciéndole al gobierno y al primer partido de la oposición que ya está bien de reírse de ellos. Unos se lo llevan mientras que otros trabajan de manera incansable para que aquellos vivan a cuerpo de rey. No es justo. Por eso el pueblo avisa. Ya veremos si luego castiga.

Lo que después pase en las elecciones será otra historia. Ya veremos lo que ocurre cuando el ciudadano tenga que meter el sobre en la urna y valore a los partidos, a las personas y las propuestas. Los ciudadanos no somos tontos, aunque nos traten como tal, y sabemos sopesar lo bueno y lo malo, aunque en esta ocasión puede que, movidos por el hartazgo y la impotencia, llevemos al poder a quien quizás, no esté preparado o no sea lo que España necesita.

Otros partidos con ideas frescas

Sinceramente, a mi me da miedo Pablo Iglesias, lo confieso. Su manera de hablar, ciertas declaraciones, sus afinidades políticas con países y gobiernos déspotas y la autoridad que impone en su partido no hacen por menos que recordarme a un dictador que pretende hacer y deshacer a su antojo habiéndose ganado antes la confianza de los ciudadanos a base de soflamas políticas baratas aprovechando la debilidad y los errores de los otros.

Veo en otros candidatos ideas frescas y buenas, con ganas de comerse el mundo, coherentes y con grandes valores éticos que quieren salir adelante para reformar y regenerar esta política podrida en la que estamos sumidos. Pero no tienen tirón. ¿Por qué? Quizás por ser catalanes. Quizás España no se fie, por ejemplo, deAlbert Rivera porque es catalán y ahora mismo España está a la defensiva con Cataluña y los catalanes. No sé cómo podríamos salir de esta y castigar al bipartidismo que tanto daño nos está haciendo pero, lo que tengo clarísimo es que Podemos y Pablo Iglesiasno es lo que España necesita.   

Rosana Güiza