Menú Portada
Mi Tribuna

Podemos, la amenaza que ahora todos empiezan a reconocer

Diciembre 28, 2014

Acaba el año y si buscamos un balance político nos topamos con demasiadas sensaciones acumuladas en medio de una invasión de corrupción que ha terminado por pudrir un escenario donde emerge la figura de Pablo Iglesias y Podemos como la fuerza más intrigante de un panorama desolador. Habría otros argumentos para resumir este 2014 que muchos califican como el que cierra la crisis, a tenor de los diferentes indicadores económicos, aunque lo cierto es que ese final del túnel todavía no influye en el ciudadano de la calle como principal afectado.

Podríamos recordar el trasiego de políticos y famosos camino de la prisión, el episodio del caso Noos y la implicación de Doña Cristina de Borbón; no estaría de más recordar la situación de la familia Pujol, de momento en plena libertad pese a la asunción de un delito fiscal; incluso habría mucho que contar del pequeño NicolásPP y PSOE.

Desde que irrumpió el personaje de Pablo Iglesias no hemos dejado de descubrir ciertas claves de Podemos y su manera de entender la política. Ya he repetido en este mismo espacio que lo mejor de Podemos es la repetición continuada de errores en el Partido Popular y el Partido Socialista pero, con independencia de la intención de no presentarse bajo sus siglas a la convocatoria de mayo, estamos ante todo un fenómeno a tener en cuenta.

Alianza ¿Imposible con Izquierda Unida?

Tanto, que muchos analistas anticipan una debacle socialista y esperan al movimiento final de Izquierda Unida. Si Alberto Garzón, cuando mande, y los suyos, consiguen una alianza con Podemos estaríamos ante una auténtica jugada maestra. Sin embargo, tengo mis dudas porque los partidos suelen tender a creerse y crearse un cierto estado de jerarquías intocables que se reafirma aún más en los tres primeros del ranking electoral.

No obstante, he intentado recomponer unas declaraciones de la líder de UPyD, Rosa Díez, cuando admite que Podemos puede afectar en los resultados de su formación. Mala, malísima noticia si ella misma reconoce que el único partido con capacidad para irrumpir en el bipartidismo puede sufrir el tsunami de Pablo Iglesias. Claro, que en esa jerarquía intocable que también se instala en UPyD aparece el contrasentido de no aceptar una alianza con Ciudadanos, otra fuerza minoritaria pero con capacidad para aglutinar a cierto núcleo de votantes que prefieren una opción más moderada de la política. Esa suma de fuerzas podría haber aportado un valor añadido a ambos, pero no son capaces de entenderse.

Podemos, con sus luces y sus sombras, ha irrumpido como un elefante en una cacharrería política que ha visto como se descolocan las piezas de algo que antes solo cambiaban los de siempre.

 
Félix Ángel Carreras
Director de Tribuna Valladolid