Menú Portada
Entre alfileres

Plumas ultraligeros para tod@s

Febrero 12, 2015

¿Recuerdan las coreanas, esos abrigos horrendos que se llevaban en los 70? Afortunadamente todo pasa y poco o mejor nada queda. Llegaron los 90 y conocimos los plumíferos, más conocidos hoy como plumas, que es lo mismo que decir un anorak relleno de idem o acolchado con otro material. Siguió lloviendo, quedaron reducidos a las pistas de sky y hoy, en pleno 2015, han vuelto con más fuerza que nunca. Tod@ “it” que se precie tiene donde elegir… en el armario, claro.


En pleno 2015 han evolucionado tanto que es fácil encontrarlos con cinturones, con pelo (ven, igual que las capuchas de las coreanas verdes o azules), largos, cortos, de colores, etc… pero el que rompe la pana, el que lleva todo el mundo, el imprescindible para lo que queda de invierno e incluso para la primavera es el plumífero ultraligero, ajustadito y con el culete al aire, corto a la cintura y si es usted muy atrevido puede optar por uno tipo chaleco solo o combinado con un abrigo. Y menos mal, he pensado yo, por lo menos no volveremos a parecermuñecos Michelín.

Al no pesar son ideales para el día a día, para las olas de frío escandinavas (ya que abrigan como los gordos) y para días no tan frescos (porque no molesta). Normalmente son lisos y de todos los colores inimaginables, tanto para ellos como para nosotras.

Plumíferos para todos los gustos

Lo bueno que tienen los plumas es que hay uno para cada persona del mundo, con sus gustos y excentricidades y encima nunca pasan de moda. Desde que aparecieron en los 90, cada año han vuelto con más o menos historias pero han regresado. Los hay, insisto, para todos.

Si el objetivo es que dure varias temporadas mejor no dejarse llevar por las modas. La opción ideal es elegir uno poco colorido, negro sería ideal –por ejemplo-, ni muy ajustado ni muy ancho, con una altura a la rodilla y nada de cinturones. Este sin lugar a dudas es el más funcional. Pero tenga en cuenta que lo más de lo más este año son los ultraligeros de colores vivos como el burdeos, por ejemplo.

Cómo llevar un plumífero con estilo

Muy sencillo, el plumas va con todo; es cierto, sobre todo es una prenda deportiva, y donde mejor queda es en la nieve pero la evolución le ha llevado a poder combinarlo con chándal, vaqueros, incluso con falda o vestidos. En cuanto a los pies el anorak se rinde a botas de esquí, zapatillas de deporte, botas o botines. Para gustos, ya saben, los colores.

Por Garbo