Menú Portada
Otras opiniones

Pilar Manjón y el dolor de sindicato

Marzo 7, 2012

Dicen los que saben, que igual que existe el dolor de corazón -propósito de  enmienda-, decirle los pecados al confesor y cumplir la penitencia, toda aquella retahíla de órdenes que nos daban los curas de otro tiempo, también existe el dolor de sindicato, que se presenta como de mayor envergadura ya que es sentimiento y responsabilidad colectiva; el de los curas era muy personal, de cada uno, lo mismo se sentía o no, depende, que diría Rajoy.

Un ejemplo de dolor de sindicato: Comisiones Obreras (CCOO),  y la Unión General de Trabajadores ( UGT), esos gremios millonarios, no en afiliados sino en dinero, convocan una protesta contra los recortes del Gobierno que tendrá lugar el 11-M, encabezada en plan pancartero por Pilar Manjón, una funcionaria -no perderá su puesto de trabajo como  los más de cinco millones de parados-, que es miembro de la Ejecutiva del sindicato liderado por Fernández Toxo.

Ella, la
pancartera

Lo normal: la pancartera a gritar contra el Gobierno, que es lo suyo. Lo anormal: la pancartera es madre de una de las 192 personas fallecidas en los atentados del 11 de marzo de 2004, un joven de 20 años. Más anormal:
Pilar Manjón es presidenta de una de las asociaciones de víctimas de afectados del terrorismo del 11-M. ¿No había otra fecha para la manifestación que ésta, en la que las demás asociaciones de víctimas, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento madrileño han convocado a los ciudadanos para el recuerdo de los afectados?  Por ejemplo, el domingo siguiente. “Es que el 18 nos vamos de puente”, han contestado los sindicatos. Viva el estado del bienestar.

La pancartera Manjón, cuando las asociaciones de víctimas le han sacado los colores de su sectarismo, ha tenido una respuesta antológica:En los trenes iban trabajadores, estudiantes e hijos de los trabajadores, a quienes, en un momento de vacas flacas, la crisis ha golpeado mucho más fuerte que a los demás“, añade. La crisis “avant la letre”, que diría Sarkozy.

Por poco, hay que juzgar a Obama por crímenes de guerra

Da igual que la ciudadanía en general afee a la pancartera, que su asociación salga a la calle alineada con los sindicatos en lugar de hacerlo con las asociaciones de víctimas, que el Ministerio del Interior reproche a los sindicatos que salgan ese día a la calle a gritar habiendo otros 364 más en el año. Para comprenderlo hay que recordar otras frases célebres de la pancartera  de CCOO: “Estoy llegando a conclusiones graves: creo que se había podido hacer algo para evitar los atentados… El día 14 cuando aún no me habían dado el cadáver de mi hijo, yo fui a votar… Aznar ya tiene su medalla. Qué caro nos ha salido: 192 muertos”. Y la última: “Lo de Bin Laden es un asesinato extrajudicial”. Un poco más y hay que juzgar al presidente  Barack Obama… por crímenes de guerra.

Dolores de sindicato millonarios

Más dolor de sindicato: el verano pasado el Ministerio de Trabajo e Inmigración comunicó a los sindicatos que las subvenciones serían de una cuantía máxima de 15,8 millones de euros, lo que supone un recorte del 22,2% con respecto a los 20,3 millones de euros con los que subvencionó a las organizaciones sindicales en el ejercicio anterior. Pero siempre hay consuelo. Entre el 1 de julio y el 30 de septiembre de 2010, CCOO y UGT habían recibido en subvenciones 152.272.906,39 euros del Ministerio de Trabajo, presidido entonces por el ahora ex ministro Celestino Corbacho, aquel que dijo aquella genialidad: Los políticos debemos aprender estando en contacto con la gente, no haciendo un máster” y llevaba más de 30 años chupando de la cosa pública.

Dolorcillo de sindicato: Comisiones Obreras obtuvo con cargo a los presupuestos de 2011 algo más de 143 millones para impartir cursos de formación, tres millones más de lo que recibió UGT. Bibiana Aído en su ministerio de Igualdad no lo habría permitido porque todos los miembros y miembras sindicales son iguales.

Dolor extremo para Comisiones y UGT

Dolor extremo: crisis, más de cinco millones de parados, ERE’s por doquier… Hay consuelo: los empleados de las empresas afectadas por despidos masivos,  Expediente de Regulación de Empleo (ERE), pagan por los servicios de asesoría jurídica del sindicato una cantidad fija que oscila entre los 100 y los 400 euros. Además, los sindicatos obtienen unos ingresos extras: cobra a cada uno de estos trabajadores entre un 10% y un 15% de la cantidad que obtiene como indemnización por encima de los veinte días por año trabajado.  Y el trabajador sin enterarse.

Lo último: Los sindicatos de UGT y CCOO cobran una comisión por cada ERE que lleva a cabo la Junta de Andalucía, que como se sabe hacía unos ERE’s ejemplares. Sólo por los expedientes de regulación de empleo fraudulentos de la empresa Delphi, los sindicatos percibirán 2,4 millones de euros. Y en ese plan, que diría Umbral.

Dolor sindical generalizado: poquísimos afiliados, millonarios en euros. Las penas con pan son menos, que decía mi abuela.

Sebastián Moreno