Menú Portada
Atando cabos

Persuadir a Merkel

Junio 20, 2012

El Gobierno sigue en su empeño. Sigue intentando explicar, sigue anunciando reformas y sigue intentando hacer, en ocasiones, una pedagogía imposible de una crisis que castiga aún más a los mercados cuando las noticias son aparentemente buenas. Sucedió tras los resultados electorales en Grecia. Ganaron y han pactado Gobierno los partidarios del euro, pero al día siguiente España volvió batir récord histórico en prima de riesgo y tipo de interés de nuestra Deuda.

Este último lunes negro pillaba a Rajoy recién llegado a Los Cabos, en el pacífico mexicano para participar en la cumbre del G-20. El semblante del presidente del Gobierno y del ministro de Economía en ese momento lo decía todo. Luis de Guindos salió a explicar a los periodistas que el comportamiento de los mercados era injusto. Que nos es posible que un país “solvente” como España, la cuarta economía de la zona euro sufriera las embestidas más crueles en un momento como el actual. La razón era evidente nos confesaban posteriormente desde Moncloa: “atacan a Europa utilizando a España“. Esta es la razón y casi la obsesión que mantienen en este momento el Gobierno español. Pero ahora ponen su empeño en una segunda fase: persuadir a Merkel.

De cumbre en cumbre, primero en la cita del G20 y más tarde en la reunión de Río+20, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy lleva una semana intentando lanzar un mensaje para apaciguar los mercados y para que la Unión Europea tome medidas de forma inmediata. Insiste Rajoy que “España es un país solvente, tiene capacidad de crecimiento y vamos a salir de esta situación con determinación, arrojo y paciencia“. Por un lado lucha estos días Rajoy por lanzar un mensaje optimista, y por otro hace todo lo que puede para conseguir que Europa se mueva. Esto lo tiene más difícil, pero curiosamente, en poco tiempo, el Presidente español ha conseguido unir los intereses de Francia e Italia para avanzar hacia la unión bancaria y fiscal. Se necesita convencer a la Canciller alemana, pero hasta Angela Merkel está mostrando signos de cambio.

Toda la carne en el asador del próximo Consejo

Todo está cambiando rápido. Desde el inicio del euro no se habían producido situaciones como las actuales. Los Jefes de Gobierno nos es que hablen con frecuencia, hablan a diario. Antes era noticia que Merkel llamara a Rajoy, o que éste hiciera lo propio con el presidente de la República Francesa. Ahora, en una semana, se han producido conversaciones diarias, dos encuentros multilaterales, dos videoconferencias y una teleconferencia desde el avión que trasladaba a los líderes hacia México. El próximo 28 y 29 de junio se celebra en Bruselas una Cumbre que puede ser el inicio de mucha cosas. La burocracia europea tiene experiencias negativas de lentitud, falta de transparencia y sobre todo falta de confianza, muchos quizá no se terminan de creer esto de Europa. Pero la actual crisis económica quizá sirva para dar un paso decisivo. Se acabó. Se agota el tiempo. Es necesario cambiar completamente el registro y dejar de pensar en Europa como en algo lejano, abstracto. Cedimos el euro, ¡que mayor cesión de soberanía que ceder la moneda! El problema es que todo se empezó mal. Si estamos o no a tiempo de arreglarlo depende de muchas cosas, pero sobre todo de actitud. El Gobierno español, francés e italiano quiere poner toda la carne en asador del próximo Consejo europeo, al menos para establecer calendario, poner fecha nada menos que a la unión fiscal y bancaria de Europa. Veremos. En este momento sólo depende de si pueden o no persuadir a Merkel.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio