Menú Portada
Atando cabos

Pelea por lo que “NO” quieres

Noviembre 27, 2011

Muchos en el PSOE han cambiado el slogan de campaña. Ahora se preparan no parar “pelear por lo quieren”, sino para “pelear por lo que no quieren”. No se trata tanto de posicionarse claramente por un candidato u otro, de apostar por la continuidad de Rubalcaba o buscar fórmulas como la de Carmen Chacón, aunque ni los que supuestamente le apoyan se lo crean. Se trata de “pelear por lo NO quieren”, y lo que NO quieren se llama Alfredo Pérez Rubalcaba.

Es evidente y así se plasmó en el último Comité Federal del PSOE.  Mientras Rubalcaba actuaba ya como líder del partido dando por hecho que la mayoría le apoya, en realidad nadie abiertamente le apoyó con nombre y apellidos. Y los que supuestamente apoyan la candidatura de Chacón tampoco se atreven a decirlo con claridad. ¿O es que pensamos realmente que barones regionales como José María Barreda o Tomás Gómez observan a Chacón como la líder indiscutible que llevará al PSOE a ganar unas elecciones? ¿Piensan realmente los secretarios generales de Madrid y Castilla la Mancha que la solución definitiva a sus problemas vendrá de la mano de Carmen Chacón? En realidad lo que ambos desean no es ver a Chacón liderando el partido, sino que no lo haga Alfredo Pérez Rubalcaba. La teoría del “mínimo común denominador”. No Rubalcaba, SI a cualquier otra cosa. Son los que apuestan por la renovación frente a los que prefieren, a pesar de los resultados, la continuidad de Rubalcaba. Pero unos y otros saben que el PSOE en un Congreso Federal es de todo menos previsible, y de eso sabe mucho el todavía secretario general, José Luis Rodríguez Zapatero. Entre los partidarios de NO seguir peleando por Rubalcaba también se posicionan la corriente “izquierda socialista quienes argumentan que “quien ha estado con Felipe González y ha sido el epílogo de Zapatero, no puede estar en el futuro”.

En realidad siguen en el PSOE sin tener los pies en la tierra. Sin hacer verdadera autocrítica del resultado electoral. Del peor resultado electoral de la reciente historia democrática de ese partido. Y al igual que le ocurrió al PP en 2004 y en 2008, hasta que eso no se produzca, lo remontar quizá lo sigan teniendo difícil. No basta con decir, como dijo Rubalcaba en el Comité Federal, que le PP no ha llegado a los 11 millones de votos. Ese resultado es engañoso y bien lo sabe el propio Rubalcaba porque si hiciera la cuenta de sumar los votos del PSOE e IU, donde supuestamente se han fugado los votos socialistas, la suma de los dos partidos aún estaría a una distancia de casi dos millones de votos respecto al PP.

La espina de Bono

Pero además de los que quieren la continuidad de Rubalcaba, y de los que desean lo contrario, siempre aparece la figura de un histórico que siempre ha sido ambicioso y que tiene la espina clavada de haber perdido el Congreso más disputado de la historia del PSOE. José Bono dejó en el año 2000 de ser secretario general por un puñado de votos. Los que prestó precisamente el PSC de Pascual Maragall. El PSC que ahora rema contra Rubalcaba.  Quizá al día de hoy ya se haya arrepentido José Bono de la última decisión que tomó. La de aparcar la primera línea de la política durante un tiempo y renunciar a ser diputado. Es la segunda vez que le sucede. Ya le ocurrió cuando tras dejar el Ministerio de Defensa le dijo a Zapatero que era el momento de dar un paso atrás. Le duró muy poco y acepto más tarde ser el Presidente del Congreso, cargo que ostenta hasta el próximo día 13. Pero a José Bono le reclaman de nuevo. Cada vez que hay una crisis importante en el partido político que le vio crecer, muchas miradas se vuelven hacia él esperando una respuesta, esperando un cambio de alguien antiguo. Veremos hasta donde está dispuesto a llegar en esta ocasión José Bono. Pero la espina la sigue teniendo.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio