Menú Portada
A renglón seguido

Panamá: abierta en canal

Abril 12, 2016
mossack

Para los cinéfilos más abiertos: “La tentación vive arriba”. Para los más ortodoxos: “No desearás a la mujer del vecino”. En la órbita del cristianismo surgieron las sugestivas propuestas del mismísimo príncipe del Averno, quien intentó desestabilizar las profundas convicciones del Hijo de Dios con tres apetecibles seducciones; ante las que no sucumbió, manteniendo un encomiable estoicismo: todo un ejemplo para sus epígonos.

Pero hay una inclinación que nos hace dudar durante nuestra vital trayectoria: la distracción informativa de las inversiones ante la suprema autoridad fiscal, el caudillo Don Cristóbal, secundado por el cuerpo de voraces inspectores tributarios. Paralelamente, ante la presencia de ciertos indicios delictivos, también contamos con la inestimable contribución de la hacendosa UDEF con una silenciosa y eficaz labor.

Los dos “canales” de Panamá

Sin embargo, a estas dos autoridades les ha salido un competidor con un claro compromiso de investigación y divulgación: el periodismo. Una especie de pool corporativo internacional ha lanzado a la luz la sombra de la sospecha por las maniobras perpetradas por diversos personajes, que han tenido la solidaria indelicadeza de rentabilizar sus caudales en los llamados paraísos fiscales a espaldas de sus respectivos fiscos.

A través de los diferentes canales de comunicación estamos familiarizándonos con Panamá, que hemos descubierto que posee dos: el que hermana, en términos geográficos, a los pacíficos con los atlánticos, y el que posibilita la segunda residencia económica a los adinerados vecinos más codiciosos. No importa el país ni su condición laboral.

Hasta la fecha la sociedad había tenido la oportunidad de disfrutar del “On your  shore”  (Enya),  pero   algunos   venían   prefiriendo  la  figura  de  las sociedades “offshore” –al margen-, intentando ir a la moda del fraude con la complicidad del sombrero panamá, que tapa las calvas de la legislación, cómplices de la opacidad patrimonial, tan perjudiciales para la fiscalidad de los diferentes países. El mundo de la motonáutica y de la prospección petrolífera, vinculados con esta expresión inglesa, estarán viendo deteriorada su imagen.

Todo tipo de pelajes

Tenemos diferentes pelajes entre los exportadores de moneda: Roberto Carlos: ansiaba tener un millón de amigos junto con la amistad de cruzeiros; Cameron (padre e hijo) –el Espíritu Santo de testaferro-; Hermanos Almodóvar: una inversión de cine; Imanol Arias: “cuéntanos, cómo te ha ido…”; Marina Ruiz Picasso: que se las pinta sola; bisnietos de Franco: ¡Arriba España!; pero mejor: ¡Viva Panamá!; Pilar de Borbón: viviendo como una reina; Vargas Llosa: con una inversión de libro; propietario de Damm: con un patrimonio creciente como la espuma; el presidente de Argentina, el dimisionario Primer Ministro islandés, Messi, Blesa, Berlusconi

Santander, BBVA y Sabadell operan en el quirófano bancario panameño en un papel de mediación que pueda facilitar el movimiento de capitales hacia la capital centroamericana. Las posibles medidas de limitación de inversión en Panamá llevarán el marchamo del río Para, y se buscarán excusas legales ajustadas a las escamas de los peces gordos para el país de las esclusas.

Un clavo saca otro clavo, y unos papeles otros de la circulación: los de Bárcenas.

Paco de Domingo