Menú Portada

A QUIÉN CORRESPONDA

A QUIÉN CORRESPONDA
¡Qué fuerte!

Palizas online

Marzo 6, 2014

El pasado 26 de febrero, en un centro educativo de Sabadell, Barcelona, una cría de 14 años se lía a palos con otra de su misma edad. La agredida, en el suelo, hecha un ovillo para intentar recibir el menor daño posible, se queja entre sollozos. La otra, la agresora, no para de darle puñetazos y patadas en la cabeza ante la mirada de los ojos y del objetivo de varias amigas que, en lugar de parar la brutal agresión, se limitan a mirar y grabar la escena para luego subirla a internet y que todo el mundo vea en las redes sociales cómo se las gasta su amiga. No se ve más que eso, patadas y puñetazos en la cabeza a un ovillo de carne. También la arrastra del pelo. No se ve nada más y nada menos y no hace falta porque el video provoca de todo menos gracia. El video da angustia al ver como una cría indefensa recibe patadas sin poder defenderse. También provoca asco sobre la agresora ya que se ve la prepotencia y chulería de una niñata que ha debido necesitar más de un azote para que no se convirtiera en lo que se ha convertido.

Situación indignante
 
Es indignante cómo a estas alturas de la vida ninguna de las personas que presencian la paliza haga nada por evitarlo y más indignante aún es que lo graben con un móvil y que luego lo difundan por internet. ¿Para qué? ¿Para demostrarle al resto de compañeros que su amiga es guay y hay que tener cuidado con ella?. Pues con estas cosas provocan todo lo contrario: que a esta bestia le cojan manía y la anulen socialmente, con el consiguiente rechazo que provoca en el resto de la sociedad. Actos como este son deleznables y la impotencia al ver a la pobre cría en el suelo indefensa es indescriptible.
 

Ante casos como este, de lo que dan ganas es de que no haya protección para este tipo de menores y todos podamos verles bien las caras para saber ante quién se enfrentan nuestros hijos. El caso es que la niñata, encima, chuleándose y orgullosa de sus actos, declara en su Facebook que la otra se merecía la paliza y que estaba harta de que se metieran en su puta vida, o algo así. Una pena que califique de puta su vida y una pena que crea que alguien se merece una paliza por algo. Los problemas de esta cría tienen que ser terribles para tener un comportamiento así. O no. Puede que haya salido de estas que se creen las dueñas del mundo y con un gran complejo de inferioridad a la vez. Seguramente tenga amargados a sus padres y a su familia y se desahogue dando palos por ahí. De verdad que me provoca una rabia impotente esta acción y esta niñata, no lo puedo remediar. No entiendo la violencia, la superioridad, las demostraciones de poder sobre los demás y la falta de educación y de respeto. Como es de suponer, la muchacha es una joyita y ya ha dado algún que otro problema más. El caso ya está en manos de la justicia así que, a ver si le bajan un poquito los humos con el castigo que le impongan y la reeducan porque si no, ya sabemos la vida de amargada y rechazada que le espera a la pobre.

Rosana Güiza Alcaide