Menú Portada
¡Qué fuerte!

País de locos

Diciembre 17, 2010

¿Cuánto cuesta la vida de un hijo? 300.000 euros. La justicia ha vuelto a hacer injusticia y esta es la cantidad que se supone que paga y consuela el dolor de unos padres. Cristina Martín, de 13 años, apareció muerta el 3 de abril en una fábrica de yeso abandonada de Seseña. Una compañera del instituto, de 14 años, la mató y otra la encubrió. Ambas se declararon culpables. El Juzgado de menores de Toledo ha impuesto las penas máximas que contempla la Ley de Responsabilidad del Menor: cinco años de internamiento para la asesina y uno para la encubridora. Esto es lo que cuesta pagar en España por la muerte de alguien.

La asesina saldrá a la calle cuando tenga 19 años, con la vida por delante para disfrutarla, si es que puede y la conciencia y la sociedad se lo permiten, cosa que no podrá hacer Cristina porque ella la dejó morir sin piedad. La asesina discutió con la víctima, la agarró del cuello para asfixiarla, la tiró al suelo y le propinó golpes en la cabeza con una piedra. Después sacó una navaja y le hizo un profundo corte en la muñeca. Finalmente, echó tierra y piedras sobre su cuerpo y se marchó. Se lo contó todo a la amiga y sellaron sus bocas. Cristina estuvo desangrándose hasta que murió, unas veinte horas antes de ser encontrada. Ahora, estas niñas, van a estar cinco y un año respectivamente en un centro con todas las comodidades del mundo. Menos mal que, en esta vida todo se paga y, lo que la Justicia no sabe poner en su sitio, ya lo pone la sociedad y la vida, aunque esto no sea consuelo alguno para los padres de Cristina. Mañana, cada uno a lo suyo y esta familia marcada para toda la vida mientras, las asesinas, cuando salgan, podrán hacer vida normal ya que, además, se protege su identidad para que no les ocurra nada malo. Así está el mundo de loco, así es esta España que está perdiendo la razón.

Rotulos en las Baleares

Un país de locos. Claro que viendo el resto de cosas que pasan no nos vamos a extrañar. Si nos preocupamos de tonterías como lo que ha pasado en Mallorca y se llevan a la Justicia, ¿qué podemos esperar de los temas realmente importantes? En Mallorca se ha multado a un local por poner un rótulo en español. Ya son dos los locales multados por este motivo. Lo mejor de todo es que hay una tipa, inspectora de la Consejería de Salud y Consumo, que se dedica a esto y va de local en local viendo si los rótulos están en español o en mallorquín. Lo que les digo, de locos.

Porque no me negaran que no es una locura que el Gobierno haya declarado el Estado de Alarma en nuestro país debido a la huelga de los controladores aéreos. La locura es que, ante la ineptitud y el no saber solucionar el caso, esta sea la única manera de resolver el problema.

Esta claro que no está el horno para bollos y, ni si quiera en el pueblo inventado por Disney, el pueblo ideal y perfecto, se puede vivir bien. A este pueblo también le afecta la crisis e, incluso, hay asesinatos. Así que, ha dejado de ser el lugar idílico en el que vivir. Ni esto se salva. Definitivamente, vivimos en un país de locos.

Rosana Güiza