Menú Portada
Entre alfileres

Otoño, ¿por qué se cae el pelo?

Septiembre 29, 2014

¡Qué horror de Estación! Otoño. Cada vez hay menos luz, hace más frío, llueve, sopla más el viento, hay más hojas en el suelo, y por ende, caídas. ¿Caídas? Por caerse se cae hasta el pelo. Sí, sí. No me cree. Mire sus cepillos, la ducha, el lavabo o la almohada. Pero, tranquilidad absoluta, no se está quedando calv@. Para nada.

Las causas

Dicen los expertos que nuestra preocupante pérdida se debe a una renovación cíclica; o lo que es lo mismo, nuestra cabeza sufre un proceso de renovación natural del pelo. Se cae el que tenemos ya debilitado y viejito para que renazca el nuevo con “garra y con fuerza” (que diría Moreno, José Luis). Mudamos la cabellera igual que los lagartos mudan su piel.

Tiene que quedar muy claro: todo pelo que se cae en estos días vuelve a salir en 3 meses y precisamente por eso se cae, porque hay otro que lo está empujando, como los dientes. Pero lo peor no es que se caiga ahora, no, es que muere en Primavera, cae en Otoño y nace en Invierno. Y ¿en Verano? ¿Descansa como el resto? Pues tampoco, engorda –el pelo, se entiende-, para protegernos del sol.

Pero puede haber más causas. Hay quien opina que en Otoño se cae el pelo porque tras el relax del estío llega el estrés de esta EStación o incluso por los excesos del verano.

Los cuidados

Más que importante. Nada de vitaminas ni de lociones anti caídas. Según los expertos, no sirven para nada. Lo que si hay que hacer es seguir una dieta equilibrada, darse unos buenos masajes con sal marina en el cuero cabelludo antes de lavarse el pelo (con agua tibia), cepillarse con peines de cerdas naturales y nutrir el cabello en exceso.

Sí, sí. Todo esto está muy bien pero ¿hay alguna mascarilla casera para recuperar el brillo del pelo y dejar atrás la sequedad? Of course. Por ejemplo: puede mezclar dos cucharadas de aceite de oliva y dos de miel. Se bate bieny se extiende por el cabello (nunca echar en las raíces). Se deja actuar 20 minutos, se retira y se lava uno el pelo con su champú habitual y… a correr.

Más sencillo todavía. Añada unas gotas de aceite de coco o de argán al bote de champú o al de la mascarilla o directamente en el pelo (nunca en la raíz, reitero). En este segundo caso hay que dejarlo actuar durante 30 minutos aproximadamente.

Me voy, que se me ha hecho tarde, con una profunda reflexión: “En el tiempo de la berenjena, al hombre y a la mujer se le cae la melena”. Pues eso.

Por Garbo