Menú Portada
Otras opiniones

Ojo al tánden Rubalcaba / Jaúregui: tiembla el PP

Octubre 24, 2010

No es una buena noticia para el PP de Mariano Rajoy. Ya hace unos días, tras el pacto del PSOE con PNV y CC, se percataron de que la legislatura agotará su mandato y hay que olvidarse ya de unas elecciones anticipadas que pondrían a la derecha a las puertas de la Moncloa. Primer estacazo.
Segundo, la reciente remodelación gubernamental que ha entregado todo el poder a Pérez Rubalcaba y a su principal escudero Ramón Jáuregui. Dos pesos pesados de la política con el principal objetivo de recuperar los votos de la izquierda para el Partido Socialista y una tercera, la neocomunista Rosa Aguilar, la amiga de del cordobés “Sandokán”, como guiño inexcusable al millón de votos que Izquierda Unida pretende recuperar tras el fiasco del social Zapatero.
Insisto, no es una buena noticia para el Partido Popular. El trío del Presidente puede ser letal para los intereses de la derecha. No hay que olvidar que el 14-M, les dobló el pulso Rubalcaba solito y con la cadena SER. Luego vino la derrota del 2009.
Así que, mis queridos amigos, mucha tila. Quedan 18 larguísimos meses instalados en un túnel terrible donde los que más sufren no son Botín, Koplowitz o los grandes ricos; no. Una inmensa legión de pobres cada vez más empobrecidos. ¡Qué desgracia!

¿Es posible la remontada?

Dicen los sondeos, todas las encuestas, que el PSOE ha perdido tres millones de votos con su nefasta gestión de la crisis. Uno se iría directamente al PP (está por ver); otro a Izquierda Unida (esto es más creíble) y otro directamente a la abstención.

Puede ser porque la crisis es de tal naturaleza que ya dos de cada diez familias españolas están en el umbral de la pobreza. ¡Vaya logro Zapatero! Pero basta que haya un hilito de esperanza para que una mayoría de españoles vuelva a dar carta de naturaleza a una izquierda que desde el punto de vista político y electoral es una auténtica máquina. Imparable máquina. Es, justamente, lo que Zapatero ha pedido a Pérez Rubalcaba: arréglame esto. Lo va a intentar y es posible que lo consiga, si bien el mal social y económico es de tal naturaleza que lo tiene difícil. Muy difícil.

Rajoy, a la expectativa

Pedro Arriola es el que marca el rumbo estratégico. Cada día más. Rajoy le escucha y obra en consecuencia. El sociólogo sevillano sostiene que no hay trasvase de voto en España como ocurre en todos los países democráticamente desarrollados. Y ante esa realidad no queda más remedio que intentar que los votantes socialistas se queden en casa o echen su voto en la urna de Izquierda Unida.

Y ello siempre y cuando los algo más de diez millones de votos fieles al PP en las últimas consultas electorales sigan ahí porque de lo contrario no hay nada que hacer. Desde esta perspectiva se puede entender la dificultad de Rajoy para desarrollar su labor de oposición que tanto critican algunos sin mucho fuste, la verdad y que con tanta simpleza colocan en la falta de fuelle del jefe popular.
España es de izquierdas y punto. 

Graciano Palomo es periodista, analista político y Editor de Ibercampus.es