Menú Portada
Atando cabos

No son presos políticos, son asesinos

Enero 13, 2013

Hay alguien que no ha entendido algo: nos son presos políticos, son asesinos. Simple y llanamente asesinos, secuestradores, ladrones, extorsionadores, violentos, etc… Por el hecho de que hayan pertenecido o pertenezcan a una cosa llamada ETA no les exime del cumplimiento de otra cosa que se llama Ley. Por el hecho de que hayan tenido o sigan teniendo el apoyo de una formación política, colectivo, organización social, o como quieran llamarle, no les distinguen del resto de asesinos, secuestradores, ladrones, extorsionadores o violentos. De la misma manera, y también por idéntica y sencilla razón, que no se entendería que un grupo de pederastas, violadores, o asesinos en serie tuvieran trato de favor por el hecho de que cometieran sus delitos en nombre de una organización. 

Han pasado dos años de aquella decisión “unilateral” de ETA de dejar de matar. Unilateral, sin negociación previa, y en este caso unilateral es igual a derrota. El Estado de Derecho no concedió nada a ETA por anunciar que dejaban de matar. Y aunque pasen dos, tres, cinco o quince años, o por muchas manifestaciones que se celebren, el Estado de Derecho tendrá que seguir aplicando la Ley. Aquellos que asesinaron, secuestraron, robaron o amenazaron tendrán que cumplir condena como cualquier otro condenado en nuestro país. Y en todo caso, dependiendo del delito cometido, se podrán acoger a beneficios penitenciarios de reinserción, lo harán en aplicación de la Ley penitenciaria, al igual que el resto de los reclusos. Es lo que hay. Más de 30 años matando no pueden desaparecer por mucho apoyo político que tenga un asesino, un secuestrador, un extorsionador o un violento.

“Apología de la Paz”

Por tanto, el “esfuerzo” de la manifestación en Bilbao en apoyo de los presos de ETA será baldío. O al menos eso espero. Aunque los manifestantes no lo supieran, el problema de una amnistía o de la impunidad es que los miembros de ese colectivo de presos que apoyan han cometido salvajes atentados y asesinatos que están tipificados en el código penal. De ahí el sarcasmo utilizado por los promotores de la manifestación: “acudimos a esta movilización para hacer una apología pura y dura de la paz“. Lo dijo uno de los históricos dirigentes de Batasuna, Pernando Barrena, el mismo portavoz de una coalición que ha sido condenada en numerosas ocasiones por hacer apología “pura y dura” del terrorismo. De forma sarcástica, los promotores de la marcha calificaron de “apología de la paz” cuando se trataba de defender a quienes han matado a más de 800 personas.

Algunos personajes que apoyaron la convocatoria en favor de los presos de ETA como los actores Willy Toledo o Pilar Bardem, luego no se atrevieron a aparecer por la manifestación, pero otros como el diputado de ERC, Joan Tardà, no sólo se movilizó sino que compartió el discurso proetarra de los presos son tan víctimas como las personas que han asesinado. Y no fue a título particular. Tardà explicó que su partido (el que dirige actualmente junto a CIU lo designios de Cataluña) “está al lado de todas las victimas empezando por las que están en la cárcel“. Junto al vocero de ERC estaba un ex-consejero del Gobierno de Cataluña, Ernest Maragall, y un personaje como Federico Mayor Zaragoza, cuya biografía pasa del apoyo al franquismo al furor abertzale. Todos apoyando, no a unos presos políticos, sino a unos condenados por asesinato, extorsión, secuestro y violencia.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio