Menú Portada
Entre alfileres

Nicolás Maduro en chándal: arreglado pero informal

Noviembre 19, 2013
pq_939_maduro_portada.jpg

¿Qué tendrá el chándal para que tanto dirigente lo elija como su prenda favorita? Cómodo es, desde luego, pero usarlo para todo… ¿se heredará de presidente a presidente junto con el país? Maduro, Chávez, Fidel, Raúl. ¿Raúl? El actual presidente cubano no usa esta prenda ¿Por qué será?

Si algo me ha llamado la atención del actual dirigente venezolano no ha sido que ordene al Ejército tomar una tienda de electrodomésticos o que intervenga las fábricas de papel higiénico, incluso que quiera vía libre para gobernar por decreto. Lo que más me ha llamado la atención de este emulador de Chávez ha sido que mantiene a su mejor aliado: el chándal de la selección venezolana como su básico principal.

Hugo Chávez, lo combinaba con el rojo y no le fue nada mal. Seguro que, sobre “la viga de madera” o en una de las tres vueltas con las que le rodeó, se lo pió con ese “silbido bonito” al oído el día que notó su espíritu reencarnado en un bello “pajarito chiquitico”. Era un martes y oraba en una capilla de Barinas ¿luciría para la ocasión el chándal de la patria? 

Maduro, un dominguero poligonero en chándal

Está claro que la elegancia no tiene por qué sacar las uñas al deporte y menos ahora que está de moda practicarlo a todas horas. Hacer running, por ejemplo, correr de manera cómoda y sexy es muy fácil de conseguir. Lo complicado es, y aquí es donde falla el actual presidente de la República Bolivariana de Venezuela, no parecer un poligonero, un dominguero o, lo que es peor un dominguero poligonero. Esa especie que -debería estar en extinción y se extiende por toda la corteza terrestre más de lo normal-, aprovecha ese día para acabar con todo el glamour conseguido por todas las marcas especializadas en este tipo de prendas deportivas.

Una vez que hemos obviado que lo ideal es saber lucir lo adecuado a cada momento, el chándal podría ser una buena opción para salir al gimnasio, a hacer yoga, a correr o incluso para andar. Nunca, never, hay que ponerse esta prenda para ir a una capilla ardiente como hizo nuestro protagonista el día que murió su predecesor, aquel que la lucía como nadie, ni siquiera para recibir a otro jefe de Estado, como ocurrió cuando saludó al boliviano Evo Morales.

El chándal y la política

Nicolás, si quieres ser cool, estar in, convertirte en un it boy del chándal, el de toda la vida, el de las tres rayas blancas tanto en las mangas como en el lateral del pantalón sería estupendo. Esto lo ha sabido ver bien su colega Castro, quien siempre que tiene a bien que disfrutemos de su presencia aparece cómodo, en chándal y vestido de la marca alemana.

No puedo ni quiero imaginarme a mi presidente del Gobierno, a Mariano Rajoy, recibiendo a Barak Obama o a Ángela Merkel con el chándal oficial de la selección española y eso que ahora que le hemos quitado esa especie medalla de la camiseta y a pesar salir tan colorados a los partidos, ha mejorado mucho.

Mariano Rajoy luce estupendo con sus trajes sin mocasines y los jugadores más que ideales en chándal cuando se desplazan a los estadios de fútbol. Solo por eso, y por poder criticarlo, me encanta esta piel de toro en la que me ha tocado vivir.

Por Garbo