Menú Portada
Atando cabos

Ni Rubalcaba ni Chacón

Noviembre 20, 2011

El batacazo electoral obtenido por Alfredo Pérez Rubalcaba no sólo confirma los peores datos la historia del PSOE, sino la constatación de que ni la vieja guardia del PSOE, la de Felipe González y Alfonso Guerra, que en estos comicios ha encarnado Rubalcaba, ni el nuevo socialismo que exhibió en su momento José Luis Rodríguez Zapatero y que estaba dispuesta a tomar el relevo en la persona de Carmen Chacón.

Todos han salido perdedores. El hasta ayer candidato socialista anunciaba la convocatoria, cuanto antes, de un Congreso “ordinario” para elegir al nuevo líder socialista. De sus palabras y explicaciones se desprendía que está dispuesto a gestionar al partido hasta que llegue esa fecha, incluso a liderar el nuevo proyecto. Pero lo cierto es que el batacazo electoral le dejará sin remedio en el pasado inmediato del PSOE. Le apoya y le seguirá apoyando la vieja guardia del partido. Felipe González, Alfonso Guerra, y demás dirigentes históricos se unirán en torno a Rubalcaba u otro dirigente que defienda parecidos proyectos que el que ha venido explicando Rubalcaba durante la campaña. En la noche electoral Rubalcaba no dio por terminada su función. Rubalcaba anunció que el PSOE cumplirá el mandato que le han dado los españoles en las tareas de liderazgo de la oposición. Se ha comprometido a cumplir este papel “de acuerdo a nuestra identidad política, nuestras ideas y valores”.

En este sentido, Rubalcaba prometió que el partido va a trabajar “con todas nuestras fuerzas” para lograr crear empleo y superar la crisis, sin que ello suponga “perder aquellos servicios que han cohesionado la sociedad y protegido a los españoles. Ha añadido que su partido va a defender “los servicios públicos universales, la igualdad entre hombres y mujeres y todas nuestras libertades y derechos civiles”.

La intención de Rubalcaba es continuar e incluso presentarse al Congreso de su partido

Rubalcaba lo intentará, pero si él lo hace, también lo hará la única dirigente que hasta ahora se había postulado para liderar el PSOE, Carmen Chacón. Lo intentará pero probablemente tampoco lo conseguirá. Al absoluto fracaso de Rubalcaba se ha unido el fracaso del PSC. Ha perdido 11 diputados. Ha dejado de ser la primera fuerza política en Cataluña. Y aunque se las prometía muy felices, ahora todo será diferente.

Hasta ahora el peor resultado reciente del PSOE en unas elecciones generales fueron los 125 diputados de Joaquín Almunia en el año 2000, aunque su suelo electoral se remonta al año 1977, las elecciones constituyentes, con 118 escaños. Pero el batacazo es el epílogo de una caída libre que ha tenido varios puntos de inflexión, con la única excepción de los resultados en el País Vasco. Perdió el poder en Galicia y Cataluña y quedó borrado del mapa autonómico y municipal en los últimos comicios autonómicos del 22 de mayo. Nunca el PSOE ha tenido tan poco poder territorial. El siguiente paso de este “vía crucis” es la cita electoral en Andalucía, aún sin fecha definitiva, pero en el mes de marzo. Previsiblemente un mes antes, en febrero, se celebrará el Congreso Federal del partido con un proyecto y un líder nuevo.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio