Menú Portada
Mensaje en una botella

Neymar y los niños ricos

Junio 19, 2013

En 1994, el realizador Donald Petrie dirigió una de las películas que han hecho pasar a la posteridad al joven actor Macaulay Culkin. El título de la obra cinematográfica no albergaba dudas sobre quién era su protagonista: Niño rico. En la película, Macaulay Culkin interpreta a Richie Rich. El chavalín de nombre y apellido tan inteligentemente elegidos resulta ser el niño más rico del mundo. Richie tiene su propio parque de atracciones, un burger en su casa y su profesora de gimnasia es Claudia Schiffer. Pero Richie no es completamente feliz porque echa de menos jugar al béisbol en la calle con los chicos del barrio.

En medio de unos giros argumentales que podemos ahorrarnos mencionar, Macaulay Culkin/Richie Rich logra finalmente jugar al béisbol en la calle con los chicos del barrio. Después de sobornarlos con unos dólares, consigue que le hagan compañía en su mansión y evitar sentirse solo e infeliz. Sus nuevo amigos se lo pasan bomba a costa de las riquezas del niño rico y el niño rico se muestra encantado de haberse convertido en corifeo de un coro que parece hecho a su medida.

Casi 20 años después, el Barça ha fichado al joven futbolista brasileño Neymar y le ha garantizado por contrato que sus amigos podrán viajar a Barcelona con todos los gastos pagados. Una cláusula del contrato de la nueva estrella azulgrana garantiza que los amigos de Neymar podrán vivir a cuerpo de rey cada vez que vengan a ver a su colega. Lo curioso es que la idea de esta cláusula fue del Madrid antes que del Barça.

Que a los amigos no les falte de nada

El equipo merengue, que pujó por hacerse con los servicios de Neymar, aseguró al jugador que no tendría problema para estar en contacto con sus amigos porque el Madrid pagaría sus viajes. Neymar recapacitó y pidió al Barça que su multimillonario contrato incluyera la obligatoriedad de trasladar a sus amigos a Barcelona al menos una vez cada dos meses con todos los gastos pagados.

No hay duda de que, por su edad y por sus ingresos, Neymar es un niño rico. Pero no es el único. Hay otros futbolistas de la Liga española que, también a una temprana edad, acumulan más dinero del que sus padres acumularían trabajando una vida tras otra o resultando agraciados con el euromillones de mayor bote de la historia. El ejemplo de Neymar sirve para sentar un precedente inaudito: a partir de ahora es posible que la estrella exija por contrato algunas prebendas para quienes la propia estrella decida. España puede convertirse en una enorme pasarela que pisarán los niños ricos más admirados, más idolatrados y más deseados del universo.

Esos niños ricos pisarán con garbo por la pasarela y harán que la marca España incorpore el nuevo rasgo identificador de Amigos con gastos pagados. Volveremos a dar un ejemplo de solidaridad y generosidad al mundo entero. ¿Acaso hay mayor solidaridad y generosidad que compartir los millones con los colegas? Que a los amigos no les falte de nada, que aquí nos sobra de todo. ¡Por dinero va a ser!

 

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero