Menú Portada
Los puntos cardinales

Netanyahu se pone el uniforme de faena para hacer campaña

Noviembre 13, 2012

Quedan sólo dos meses para que los israelíes acudan a las urnas tras el adelanto electoral decidido por Benjamin Netanyahu y la campaña se anima con fuego de artillería y bombardeos en dos frentes distintos. En el caso de la Franja de Gaza, volvemos a las andadas, porque aunque aburra, no podemos ignorar los últimos acontecimientos. Es un problema con características de Guadiana, una rutina que comienza con el lanzamiento de misiles katiusha sobre enclaves israelíes y la inmediata respuesta de la fuerza aérea judía. Así que, de vez en cuando nos encontramos con esto en los medios internacionales.

En esta ocasión, los choques se enmarcan en esos comicios para los que Netanyahu ha optado por la línea dura. El primer ministro ha decidido unir la suerte de su partido, la derecha Likud, con el ultraderechista Yisrael Beitenu del ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, el halcón entre los halcones. Asegura Netanyahu que la unión de las dos formaciones, bautizada como Likud Beitenu, hará posible crear una alianza fuerte para enfrentarse a los desafíos económicos y de seguridad que tiene Israel ante sí. Y es en estos últimos en los que tanto el primer ministro como su socio Lieberman se mueven más a sus anchas, porque ambos parecen vincular el calado de su mensaje y su posterior apoyo electoral a las amenazas que se ciernen sobre el país.

Sensación de Estado militarizado

Desde el otro lado del espectro político, tanto el Partido Laborista como los centristas de Kadima han alertado de esta iniciativa de Netanyahu, que interpretan como una señal de que el primer ministro no confía por sí solo en su posibilidades electorales frente a un recuperado centroizquierda, lo que le habría forzado a echarse en brazos de un radical como Lieberman.

La verdad es que la sensación de Estado militarizado se respira permanentemente en cualquier esquina de Jerusalén o de Tel Aviv, con soldados armados en las colas de los autobuses y comprando en las tiendas como transeúntes cualquiera. Por suerte, hace mucho tiempo que no tenemos que hablar de atentados suicidas, aunque sí de Gaza, donde las milicias vinculadas a Al Qaida se han sumado a la causa de Hamás.

El frente sirio

Sin embargo, lo verdaderamente novedoso es que los carros de combate israelíes hayan abierto fuego el territorio sirio del Golán después de que un par de morteros cayese en suelo judío. Hacía cuarenta años que Israel no se colocaba en una situación de guerra real con sus molestos vecinos de Siria, y en esta ocasión al Gobierno no le ha temblado el pulso a la hora de buscar una contestación a cañonazos.

Hay otro aspecto interesante como es el hecho de que la Autoridad Nacional Palestina vaya a presentar el próximo día 29 de Noviembre su petición formal para convertirse en observador en el seno de la ONU. Desde luego, con todos esos ingredientes, no parece que restablecer el diálogo con el Gobierno de Mahmud Abbas figure entre las prioridades del candidato Netanyahu, a quien le gusta ponerse a hacer flexiones cuando vienen mal dadas.

Ángel Gonzalo, Redactor Jefe Internacional de Onda Cero.