Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
A renglón seguido

Muñeca hinchable… de chilena

Diciembre 20, 2016
muneca-hinchable-chile

Conocíamos una baya mexicana que marida, aunque te puede hacer perder las amistades, con los paladares más exigentes para quienes tienen querencia por disfrutar de un trocito del averno en su boca. Para alcanzar dicha forma de éxtasis lacrimógeno ´pirobucal´, degluten, incluso los celíacos, los afamados chiles picantes como pareja de compañía; pero sólo gastronómica. Nosotros –que nos queremos tanto- disfrutamos del dulce picantón, párvulo picasuelos que, aunque no sea ave que vuela, puede ser degustado en cazuela al ´chilindrín´… dada su corta edad aviar.

Y un grupo de empresarios chilenos ha incorporado al acervo cultural de su paisaje comunitario, con un gol de chilena humorística por la escuadra del mal gusto, un elemento, elementa en este caso, que contiene un fuerte componente que podemos considerar, de forma benigna, como picante. Basándose en una erótica de discutible gusto, “la economía es como las mujeres: hay que saber estimularla”, han obsequiado al ministro de Economía local con una muñeca henchida de N2 O2.

La imagen del Ministro

Podrían haber sido un poquito más cuidadosos los dadivosos con el material, excepto que el todo o la parte quisiera promocionar el producto por tener intereses comerciales de fabricación o distribución de furacadas semi-inertes Evas y potenciar la ilimitada voluntad capitalista del imparable crecimiento empresarial.

El señor Ministro dejó una indeleble huella de imagen para la posteridad al haber posado fotográficamente de forma complaciente junto a la boquiabierta compañera, que lógicamente permaneció inmóvil, sin petrificarse, dadas sus plásticas características, abriendo un agujero extra: el de la estupefacción, dada la actitud proyectada por el alto cargo y obsequiantes ante una sociedad tan puritana como la chilena.

La silenciosa protagonista, de la que desconocemos su nombre a pesar de haber sido presentada descortésmente en sociedad, portaba los atavíos propios de la compañera de Adán, quizá para distraer la atención sobre los posibles problemas reales que acechan a los ciudadanos chilenos, quienes ¿en su mayoría?, excepto determinados grupos de consumidores, no quieren ´nitrato´ con ella.

Podrían haberla vestido para la ocasión, pero desconozco si existen boutiques donde aprovisionarse de la oportuna indumentaria para cubrir con insinuantes transparencias el desnudo cuerpo, si bien otras voces le reconocerán que iba ataviada con el traje de faena que mandan los cánones para el desempeño de la labor para la que ha sido traída al mundo.

Afinidad a la española

De este lado del Atlántico hemos compartido cierto grado de afinidad con estas compañeras del alivio, y es que tanto nuestra economía como ellas eran pinchables. Una vez que el sector de la construcción manoseó la ambición de determinados ahorradores y especuladores sin miramientos, y excitando la banca a través de seductoras hipotecas a los contrayentes del préstamo o crédito que te casaba con la entidad en muchos casos hasta el climaterio, se alcanzó el clímax de la burbuja inmobiliaria. Todo esto trufado con los sudores para hacer frente al pago de las cuotas y el jadeo final posterior al levantamiento… de la hipoteca en el pertinente Registro de la Propiedad. Algunos tuvieron el placer de que este acto tuviera lugar ante el funcionario Brey.

Precisamente Mariano, que ya está “preparando las próximas elecciones”, viene de recibir el premio al mejor orador del hemiciclo a pesar de sus manifiestas dificultades de coordinación y concordancia gramatical de géneros y números en algunos casos. El “jurado” elector creo que no ha afinado en esta ocasión a la hora de elegir el ganador del concurso de señorías en el hemiciclo.

Por cierto, al Ministro sólo le faltó, con libreto en mano, susurrarle al oído el “Bésame tonta” de “la maravillosa Orquesta Mondragón” y tararearle su mítica “Muñeca hinchable”. Eskerrik asko.

Paco de Domingo