Menú Portada
¡Qué fuerte!

Mujeres maltratadas por la crísis

Abril 7, 2013

A los que, por suerte, no nos ha afectado la crisis, no nos hemos dado cuenta de sus verdaderos efectos hasta que no hemos visto a alguien cercano tocado por ella. Desde que empezó a sonar la palabra negada ya entonces, por aquellos años del gobierno de Zapatero hasta día de hoy, España ha ido cayendo en picado económicamente. ¿En qué tipo de cosas notamos los españoles de a pie la crisis? En la cantidad brutal en que ha subido el paro, en la desaparición de gran cantidad de pequeños autónomos que no han podido tirar de sus negocios, cada vez más locales en venta o en alquiler, disminución de la venta de coches y pisos, recortes de todo tipo en el trabajo, subida de impuestos, etc. Estos son pequeños casos que todos estamos viviendo de cerca pero cuando la crisis afecta a otras áreas en las que no se nos había ocurrido pensar, el tema pasa a ser más peliagudo. La crisis también afecta al sector de la violencia de género. Y tiene fácil explicación. Tan sencilla como que una mujer que está siendo maltratada y decide dar el paso de denunciar, ahora se lo piensa más e incluso toma la decisión de no hacerlo si se ha quedado en paro o las cosas no van bien en casa económicamente.

Un paso aún más difícil

No es fácil salir del hogar con una mano delante y otra detrás y con niños, sobre todo cuando también se han recortado las prestaciones sociales destinadas a la violencia de género. Se están dando casos en España de retirada de denuncias por malos tratos al quedarse la maltratada en el paro. De esta manera, la mujer no tiene a dónde ir y se resigna a quedarse bajo el techo del maltratador. Y ya no solo es que retiren las denuncias sino que también se lo piensan más a la hora de ponerlas. Un 10% en total se han reducido estas denuncias durante la crisis. La dependencia económica, la perdida de trabajo y el recorte en ayudas hacen que estas mujeres se lo piensen más de lo que ya se lo pensaban antes y se echen para atrás. Ahora el paso es más difícil de dar todavía de lo que era antes. Al sentimiento de culpa y el miedo se le añaden estos tres nuevos factores externos que hacen más complicado tomar la decisión de llevar a sus maltratadores ante los tribunales. Además, las víctimas no se sienten amparadas ante la ley ni la sociedad ya que estiman que el dinero de esos pocos fondos que hay van destinados a fomentar las denuncias pero se sienten desamparadas después del divorcio. Sin embargo, lo que no ha descendido es la violencia machista. Desde 2010 se ha producido una leve y paulatina disminución de mujeres asesinadas a manos de sus parejas: 73 en 2010, 61 en 2011, 52 en 2012 y 12 en lo que va de 2013 según datos del Ministerio de Sanidad. Ha aumentado la concienciación social pero no ha descendido la violencia machista. ¿No se nos había ocurrido pensar que la crisis podría afectar a esto, verdad? Pues si, tristemente, por culpa de la crisis muchas mujeres no dan el paso hacia la dignidad y la libertad y aguantan seguir siendo maltratadas por sus parejas. Una pena.

 
Rosana Güiza Alcaide