Menú Portada
No me moverán

¿Muere el “Consenso de Washington”?

Noviembre 28, 2010

Los últimos acontecimientos políticos internacionales ¿pueden interpretarse como la muerte de la ideología económica que ha dirigido el mundo en las últimas décadas: “El Consenso de Washington” (CdW)? ¿Es una de las consecuencias de la crisis?

Se conoce como “Consenso de Washington” el pensamiento económico ortodoxo en materia macroeconómica dominante desde los años noventa del siglo XX. Fue definido por John Williamson en 1989. Consiste en que los estados recorten sus déficits públicos, contengan su inflación, vigilen sus balanzas de pagos, tengan un endeudamiento limitado según su PIB, potencien el funcionamiento del mercado como rector de la economía y basen su crecimiento en el sector privado. El CdW es derivado de la doctrina liberal, del pensamiento económico de la ‘Escuela de Chicago’ al frente de la cual estaba Milton Friedman, y ha sido la bandera de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM). También es hijo político de la época de la primera ministra Margaret Thatcher, el presidente Ronald Reagan y del experimento chileno de los ‘Chicago Boys’ en el éxito económico y el horror político del dictador General Pinochet .

Según esta doctrina, cuando un Estado entra en dificultades financieras, los expertos internacionales de los organismos de rescate (FMI y BM) le prestaban a cambio de recorte en los gastos públicos, incluyendo los de naturaleza social. Eran la policía económica del mundo. Todos los economistas les daban la razón. Grecia e Irlanda están siendo los últimos ejemplos de la aplicación del CdW está vez apoyado por la UE; Portugal y España están en la lista para ser los siguientes pacientes si no enderezan sus cuadros macroeconómicos ¿Serán los últimos?

Algunos datos ponen en duda la pervivencia del CdW en su formulación actual. Parece que el FMI no va a ser lo mismo que en el pasado. Su Gerente Straus-Kanh no tiene el perfil neoliberal de sus antecesores (especialmente el exvicepresidente español D. Rodrigo Rato). De hecho las declaraciones de Straus-Kanh sobre Europa son más propias de un aspirante a un puesto político en Europa (¿o en Francia?) que a un representante técnico del CdW.

 

Por ejemplo el FMI se ha cambiado sutilmente y han ampliado su poder Estados gobernados por políticos de la ‘nueva izquierda’ (Brasil a la cabeza). Esto ocurrió en una reunión del G20, una conferencia internacional que ha sustituido de manera paulatina al G7. En el G7 eran todos neoliberales (o G8, que son los 7 más Rusia). En el G20 no están sólo los países del ‘Consenso de Washington’. Incluso puede decirse que el presidente Obama ya no es un ortodoxo de ese consenso, al contrario de los anteriores presidentes norteamericanos, incluyendo el demócrata Clinton.

Otro dato para dudar del mantenimiento del CdW es el dominio de la intelectualidad económica por expertos contrarios a él. Krugman, Stigliz o Amartya Sen, no son ortodoxos en su pensamiento teórico. Los dos primeros han colaborado con la Administración Obama, a la que a su vez acusan de tímida en la intervención en la economía, y Amartya Sen es Nobel (1998).

Son síntomas de que, si no pueden certificar la muerte definitiva del CdW, si indican que tiene una grave infección. Infección peligrosa que amenaza con enviarle, al menos por un tiempo, a la UVI de las ideologías económicas para hacerle una operación y no sólo de cirugía estética.

Y esto es muy importante. Máxime cuando España podría estar a punto de ser intervenida basándose en el ‘Consenso de Washington’ ¿Nos salvará la campana antes del round final? No lo creo, ya no hay tiempo. Pero, sería triste ser de los últimos en experimentar su medicina y que luego se logre otro consenso de rescate que exija menos sacrificios.


J.R. Pin Arboledas es Profesor del IESE. Director del Executive MBA en Madrid