Menú Portada
Otras opiniones

Muera la inteligencia

Abril 13, 2011

Basta ya de mediocridad e hipocresía. El capital humano es la clave para desarrollar la riqueza de las naciones, y con las cosas de comer no se juega.

Limitar el desarrollo intelectual de nuestros hijos a la velocidad de los más lentos de la clase o hacer que estos se frustren por no poder seguir el ritmo de los más capaces es matar la inteligencia, o al menos, darle una buena tunda. No creo que fuese a esto a lo que se refería Astray, pero al ver las críticas al anuncio del Bachillerato de la Excelencia, me vino a la memoria tan desafortunada exclamación.

Un alemán me contó como allí se hacen continuas evaluaciones de capacidad y se distribuyen los alumnos, si no recuerdo mal, en cuatro grupos de distintos niveles, facilitando que cada cual avance a su ritmo, y obteniendo de cada uno lo mejor que pueda dar. Esto suena a cultura de excelencia y mérito, que buena falta hace en estas latitudes.

¿Dónde viven y dónde estudian?

Quizás por cartel electoral, ahora algunos arremeten demagógicamente contra Esperanza Aguirre por su anuncio de creación del Bachillerato de Excelencia, a todas luces necesario e inteligente. Seguramente lo criticarán los mismos dirigentes que llaman por teléfono a uno de los colegios más elitistas de Madrid reclamando (y obteniendo), fuera de plazo becas para sus hijos o apadrinados, sin ni siquiera estar matriculados en el centro.

Recuerdo la pregunta magistral que hizo Esperanza Aguirre en uno de los debates del Estado de la Comunidad de Madrid. Fue algo así como: “¿Si los alcaldes del PP son todos tan nefastos, por qué viven sus señorías socialistas en los municipios regidos por ellos y no en los regidos por alcaldes socialistas? Sí, todos ustedes. Todos.

Ahora tocaría saber donde estudian los hijos de quienes critican la idea del Bachillerato de Excelencia.

Enrique García Mauriño