Menú Portada
Atando cabos

Motosierra, desguaces y guadañas

Septiembre 28, 2011

Era evidente, la maquinaria está en marcha. Tal y como adelantamos en el extraconfidencial.com, la campaña del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba girará en torno al único asunto que puede utilizar: el mensaje del miedo sobre los recortes sociales y el estado de bienestar. La única arma electoral que tiene al alcance el candidato socialista. Insistir en que el PP quiere destruir el estado de bienestar, la educación, la sanidad, y las pensiones. El resto de asuntos no le interesan al PSOE en la campaña. Los datos económicos mejor no menearlos. La lucha contra el terrorismo, aunque se está intentando colar poco a poco en la precampaña, es una asunto, el del “fin de ETA”, que ya no vende. La opinión pública ya no compra lo de abrir un proceso de negociación, lo de son “pasos significativos”para el final, o estamos en el principio del fin. La gran mayoría, a estas alturas, sólo acepta lo la disolución de la banda terrorista, y la entrega de armas a cambio de nada, al menos de momento.

Así las cosas, ni la economía, ni el terrorismo, ni el fin de ETA pueden ser argumentos sólidos para Rubalcaba. Sólo le queda el “retorno al doberman”, el “que viene la derecha”. Haciendo de punta de lanza en esta campaña, el ministro portavoz que aspira hacerse un hueco no sabe muy bien donde. José Blanco encendía la mecha diciendo “Rajoy propone la motosierra para la educación, y la guadaña para los pensionistas”. Seguidamente la directora de campaña socialista, Elena Valenciano, insistiendo en la “destrucción de lo que se ha conseguido en muchos años”, y luego todos los secretarios regionales, todos los barones del PSOE al mismo tiempo. Jornada de lucha en la precampaña. Eso sí, en aquellas comunidades autónomas donde gobierna el PP. La jornada de lucha del mensaje del miedo arrancaba con 11 ruedas de prensa al mismo tiempo en las 11 comunidades gobernadas por el PP. En todas excepto Andalucía, País Vasco, Cataluña y Canarias. En cada territorio, los líderes socialistas tienen la consigna de ofrecer datos sobre los recortes emprendidos por el PP, a pesar de que en algunas comunidades llevan más de cien días al frente de los Gobiernos. Se trata de sacar la motosierra para denunciar otras “motosierras, guadañas o desguaces”. Busca el PSOE una estrategia, convoca ruedas de prensa sincronizadas, pero el candidato socialista se topa con un solo argumento que echa todo por tierra. Hasta hace muy poco ha sido vicepresidente primero del Gobierno, ministro de la Presidencia, Portavoz y Ministro de Interior. Al PP le basta con recordárselo y decirle, como hizo la portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, que “el problema del sr. Rubalcaba es que tiene más pasado que futuro”. Que aunque prometa que no bajará el sueldo de los funcionarios o congelará las pensiones, el “problema de Rubalcaba no es que no lo vaya hacer, sino que ya lo ha hecho”. 

Rubalcaba ya actúa como líder de la oposición

Es por ello, quizá, que Alfredo Pérez Rubalcaba haga verdaderos malabarismos para diseñar cada día un argumento. La sanidad de Castilla la Mancha, la educación de Madrid o de Galicia. Ahora su equipo se encarga de vigilar todos los movimientos de los Presidentes autonómicos para hacerles la oposición a ellos. No se trata de rivalizar tanto con Rajoy, que también, sino de sacar a relucir la gestión de los gobiernos del PP. Así Rubalcaba se convierte en el líder de la oposición de Esperanza Aguirre, de Alberto Núñez Feijoo, o de María Dolores de Cospedal. Agotador trabajo para un candidato que desde sus propias filas confiesan que o existe una “varita mágica”, o el reto sólo estará en superar el suelo de Joaquín Almunia en el año 2000. Fueron 125 diputados. Y esa misma noche dimitió.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio