Menú Portada
A renglón seguido

Moción en el ´hemicirco´

Junio 20, 2017
mocion censura

La unión hace la fuerza. Si el aglutinamiento se configura con belicosos átomos, el postrero resultado pasará por haber navegado entre ríos de sangre, mas cuando la concentración se conforma con un formato neuronal, el sirope intelectual rezumado coronará la sensatez.

La suma de los años proporciona robustez suficiente para poder celebrar el cuadragésimo cumpleaños (“Hoy cumple mi niña un añito más”) de las primeras Elecciones Generales después del albertiniano “Ese General”, pero no sin sortear violentas vicisitudes nutridas de nostálgicos actos de un pasado con águila en medio de septentrionales reivindicaciones armadas secesionistas.

Y ante tamaño acontecimiento qué mejor que potenciar el democrático instrumento de la Moción de Censura, un termómetro inter-electoral que toma la temperatura ambiente de apoyos al ejecutivo. No obstante también podríamos llamarla ´Porción´, puesto que del puesto se pretende desbancar al ejecutivo para ganar de poder ración. O ´Cocción´, por la alta temperatura dialéctica en medio de la canícula exterior. O ´Loción´, por el pelaje oral que crían algunas de sus señorías.

¡Cuánto le inquieta a quien tiene a la entrada del Congreso dos felinos “El fabuloso mundo del circo”! La primera Pastor del Parlamento no tolera ni desea, como presidenta de la comunidad vecinal del hemiciclo, que el léxico y contenidos alcancen tintes de reunión de escalera cual “taberna”. ¡Cuánto le preocupa “El espectáculo más grande del mundo” a doña Ana, y cuán presume de conocer el percal de los comparecientes en la tabernaria convivencia, de la que da por supuesto su baja estofa e inmunda ralea en conjunto!

¿No cree que algunos de su cuerda y dogal, eventuales de a media jornada o fijo indefinidos de larga trayectoria empresarial en el hemiciclo, hacen de augusto con corbatas de lunares? ¿O el clown, por el gusto por las hombreras? ¿O el papel de ambos, por la forma en que pretenden maquillar profusamente sus comportamientos y presunciones de inocencia hasta condena en firme?

Ahora que la “tigresa” (Idoia López Riaño) ha quedado en libertad, y en el ´hemicirco´ del Congreso se desarrollaba el malabarismo dialéctico, Rivera e Iglesias parecían fierecillas domadas; y los tragasables charranes del nido de Génova-13 deglutiendo la sialorrea brotada por las acusaciones de corrupción: 64 casos entreabiertos y abiertos pendientes de ser cerrados y encerrados sus encausados.

El diputado, Jefe de Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas tornóse morado y dijo sí en el altar de la sede de la soberanía popular, siendo reconvenido, por su izquierda, por la mano derecha de la corregidora mayor Villalobos.

Algunos concitaron la atención con citas de contemporáneos y clásicos, recuerdo plasmado por las taquígrafas; el hombre del plasma, el ´quomandante´ en jefe Brey, capitaneando la ´quorrupción´ con ´tapas´ tipo Torquemada y Montesquieu; el partido del señor de la tierra de los Castros afeando a la joven “relación política” su relato de tinte castrista.

El dragón de Komodo Hernando, portavoz del P.P., mordiendo e inoculando letal veneno. Del “portacoz” (Cristina Almeida), la ´portahoz´ y el martilleo de la descalificación.

Paco de Domingo