Menú Portada
Otras opiniones

Mientras haya paz, los colores enriquecen la pintura

Junio 20, 2014

DE OFICIO, VENDEDOR

Se presentó cordialmente y le preguntó si recordaba que habían hablado hace unos días. Respondió negativamente. Tampoco había recibido ningún correo electrónico. Igual estaba en la bandeja de elementos no deseados. Respondió que tal vez, pero no hizo ánimo de mirarlo. En su lugar, dijo: – Envíamelo otra vez -.

Él miró atónito al monitor, sin saber que decir. ¿A dónde conducía aquello? ¿Le estaba dando largas? ¿No sería más sencillo comprobar la bandeja del correo? En su lugar, calló y otorgó.

FUERA DE JUEGO

Miraban la pantalla sin despegar la vista. La situación no era favorable. Todo apuntaba a una derrota sin precedentes. Un hombre observaba la pared, pensativo. Ausente al ambiente general. Era un iceberg en medio del ártico. No le afectaban las oleadas de emoción que recorrían la sala. De pronto, se levantó de su asiento y se lanzó a gritar. Y todos los presentes le observaron extrañados, como si estuviera demente. 

¿Y acaso no hacéis lo mismo vosotros, al unísono?

FUTBOL, ESA PASIÓN INDÓMITA

Comentaban la jugada en la puerta del vagón. Que si había pasado el balón, que si no había mirado, que no se daba cuenta… Sus respectivas mujeres estaban en otro grupo junto a ellos. Cuando se abren las puertas del tren, los hombres suben y se sientan. Las puertas se cierran y el tren se va. De repente, uno de ellos se percata y dice: -¿donde están las mujeres?-. 

Muertas de risa, en el andén, ellas se imaginan sus caras cuando se dieran cuenta de que no se habían montado.

VIVIR EN PAZ

Es el gran día de la coronación. Las calles están desiertas, los transportes vacíos. ¿Existe realmente un sentimiento monárquico o el pueblo está en la cama? Con la resaca de abandonar el Mundial la noche anterior, ¿de qué color es la marea popular española? Con el paso de las horas, la afluencia de gente se incrementa. El evento mueve masas. El nuevo rey parece ser aceptado por el pueblo.

Mientras haya paz, los colores enriquecen la pintura.

ARTE

 Unas líneas curvas, algún punto, manchas de colores, mucha armonía de trazos. Observaba la obra con curiosidad, era algo nuevo para él. Con una textura plástica, las pinceladas delineaban formas amorfas, se entremezclaban entre sí buscado un algo mejor. Quizás un equilibrio que no se daba por separado. En conjunto, existía un balanceo entre espacios, colores y formas.

Sin entender del campo artístico, comprendió que se trataba de una obra de arte.

 

© Javier González Cantarell