Menú Portada
Entre alfileres

Mercedes Alaya, la juez de los ERES, una it girl (atracción absoluta), en la Justicia

Octubre 21, 2013
pq__alaya2.jpg

Viste elegante y solo verán a la mujer, viste vulgar y solo verán el vestido. Coco Chanel lo tenía claro y la juez Alaya intenta aplicarlo todos los días cuando la vemos, estirada cual marioneta, entrando o saliendo de su Juzgado, subiendo o bajando de un taxi para –again- entrar o salir de su juzgado.

Al no estar implicados en el caso de los ERES y no conocer a Su Señoría no sabemos cómo es pero sí tenemos una imagen clara de lo que nos transmite con su particular manera de vestir. Aníbal Lecter hacía una perfecta definición de… Clarice Starling en El silencio de los corderos: “¿Sabe en qué me hace pensar con ese bolso tan caro y esos zapatos baratos? Me hace pensar en una pueblerina. Una pueblerina aseada y resuelta a triunfar que ha adquirido un poco de buen gusto. Sus ojos parecen gemas de poco precio que fulguran con brillo superficial en cuanto consigue anticipar una pequeña respuesta.”

Su look ha mejorado

Alaya parece frágil –de hecho de pequeña la llamaban muñeca de porcelana-, temperamental, hermética, profesional, implacable, incansable y, ahora con escolta o antes sin ella, altiva y segura. Dicen que cuando trabaja, come poco – y se nota-, y descansa aún menos – y también se le nota-. La Juez tiene fascinada a la España azul y más que rebotada a la roja, especialmente a la gran familia sindical, quien sigue negando la evidencia.

Camina recta, luciendo palmito, con vestidos que realzan su figura, siempre ceñidos a la cintura, con escote, clásicos y a medida. La conocimos en vaqueros y su look ha evolucionado  según ha ido imputando gente… Ahora tiene un look ejecutivo con dos complementos que nunca olvida: un buen bolso y una trolley que transporta su portátil. El pelo no lo cuida en exceso -debería revisarse las puntas-, para evitar comparaciones… no así los zapatos, clásicos, de tacón de agua y punta fina. No necesita ayuda ni siquiera para sujetar los cimientos.

Una nueva esperanza en los Juzgados

La “reina de los Juzgados”, como le gusta llamarla a sus casi 40.000 seguidores en Facebook, tiene un sinfín de calificativos. Sus fans la comparan con la Santa Madonna, la Gioconda, una diosa o una mujer de hielo.

La gran esperanza de la Justicia española es para sus admiradores valiente –de hecho la califican como la más valiente de España-, imparcial, perfeccionista y hasta guapa. Su cara, la que describen como serena y angelical, la igualan al Nacimiento de Venus, de Boticelli.

Alaya comparte influencia con María Garaña, con un estilo más natural pero bastante aburrido, la siempre divertida y estrambótica Rosa María Calaf, la jefa de DIA, sin palabras, o la actual María Fanjul.

Por Garbo