Menú Portada
No me moverán

Mariano: Se acabó la milonga de Kirchner

Abril 16, 2012

Una vieja canción decía: Ay, Ay, … Ay, Ay,… Ay que Cristina me quiere gobernar… Pues bien, parece que estuviera escrita para hoy. Doña Cristina Fernandez de Kirchner, a la sazón Presidenta de Argentina, decidió nacionalizar REPSOL-YPF; es decir, la parte argentina de la multinacional española.

Reacción española, reacción europea

A este propósito la empresa ha reaccionado para defender sus intereses. Dentro de esa reacción figura el apoyo del Gobierno Español a través de declaraciones del Ministro Sr. Soria. El titular de industria anunció represalias ante el atropello. Además, la diplomacia española consiguió declaraciones del Presidente de la Comisión Europea, Sr. Barroso, alarmado por la deriva ultranacionalista de la Presidenta Austral.

Parecía que el contraataque en tres frentes contuvo, por el momento, la ofensiva. Las noticias de ayer desmintieron el optimismo de la mañana. Malas noticias para las empresas españolas con intereses en el país Austral. Mala suerte o ¿falta de previsión?. El hecho no puede pasar sin sacar lecciones para el Gobierno y las empresas españolas. Tres de ellas son la importancia de: a) la Geoeconomía; b) la Diplomacia Económica; y c) los llamados ´Publics Affairs´.

La Geoeconomía

En un mundo Globalizado, donde la procedencia de las materias primas y los mercados están repartidos por todo el mundo, la Geoeconomía manda. Las inversiones en búsqueda de las primeras para atender a los Mercados obliga a tenerla en cuenta.

Pero, la geoeconomía no es sólo geografía física. También es geografía institucional. Saber cómo funciona la política de los países. Conocer si la seguridad jurídica es suficiente. Si se invierte en un territorio con inestabilidad política o populismo nacionalista hay que ser consciente de los riesgos que se corren. Argentina es un caso paradigmático. Bajo la apariencia de un país occidental, el Justicialismo la ha secuestrado hacia el tercermundismo. No es fiable; invertir en ella es una operación de alto riesgo.

La Diplomacia Económica

Las verdaderas guerras del siglo XXI son económicas. Ya que la diplomacia es la alternativa a la guerra, la verdadera diplomacia del siglo XXI debe ser económica.

Eso parece que el actual Gabinete lo tiene claro. El ministro García-Margallo así lo anunció en sus primeros días. Sus reuniones con altos dirigentes empresariales lo corroboran; esperemos que el extendido servicio exterior español corresponda a esas intenciones. La embajada española en Buenos Aires no puede ser ajena al incidente REPSOL.

Los ´Publics Afairs´.
Pero la Geoeconomía y la Diplomacia Económica no pueden sustituir la responsabilidad propia de las empresas. Las multinacionales españolas deben aprender que las relaciones con los Gobiernos y las Administraciones Públicas de los diferentes países son parte de la estrategia corporativa. Eso se llama técnicamente ´Publics Afairs´ (Asuntos Públicos).

En resumen si no queremos cantar la canción (que sigue diciendo… y yo le sigo, le sigo la corriente…) tendremos que saber de Geoeconomía, de Diplomacia Económica y de Publics Afairs. C. F. de Kirchner nos ha hecho un favor; nos ha despertado a un mundo en el que esas tres disciplinas son importantes. Ayer la Presidenta decidió enviar una ley al Parlamento argentino para nacionalizar el 51% de YPF. Aun queda el trámite parlamentario. Pero, el Justicialismo tiene mayoría absoluta. Parece que ha fallado la Diplomacia Económica y los Publics Affairs y sobre todo la Geoeconomía.

Mariano: Se acabó la milonga de Kirchner
 

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE